10 vitaminas y minerales esenciales en el embarazo

Conoce cuáles son, el motivo y las cantidades de las vitaminas y minerales esenciales en el embarazo para el correcto desarrollo del feto.

10 vitaminas y minerales esenciales en el embarazo
Los médicos suelen recetar suplementos de ácido fólico, vitamina B12, hierro y yodo

Las mujeres embarazadas deben tener especial cuidado con su salud y alimentación. Por eso, aparte de llevar una dieta sana, completa y equilibrada, deben tomar una serie de vitaminas y minerales esenciales en el embarazo para el correcto desarrollo del feto. De hecho, algunos suplementos es bueno empezar a tomarlos antes de quedarse embarazada.

A lo largo de este artículo descubrirás cuáles son las vitaminas y minerales esenciales en el embarazo.

 

Vitaminas y minerales esenciales en el embarazo: cuánto hay que tomar


Vitaminas y minerales esenciales en el embarazo

Durante el embarazo, los médicos suelen recetar suplementos de ácido fólico, vitamina B12, hierro y yodo. A continuación, listaremos las vitaminas y minerales esenciales en el embarazo.

 

¿Qué vitaminas son fundamentales durante el embarazo y por qué?

1. Ácido fólico. Se trata de un tipo de vitamina B tan esencial que es recomendable empezar a tomarlo incluso antes del embarazo. Mientras estás buscando el bebé, debes tomar 400 microgramos al día. A lo largo del embarazo, la cantidad debe aumentar hasta los 600 microgramos diarios. El ácido fólico ayuda a prevenir los defectos del tubo neural, malformaciones cerebrales y de la médula espinal. Además de en suplemento, puedes encontrar folato en vegetales de hoja verde, legumbres, remolacha, frutas, cereales integrales, levadura de cerveza, huevos y algunos frutos secos como las nueces. También hay alimentos enriquecidos.

2. Vitamina B12. Puedes encontrarla en carnes, pescados, huevos, mariscos y leche. Es importante para el correcto funcionamiento del sistema nervioso central y ayuda a la formación de los glóbulos rojos.

3. Vitamina D. La luz solar y alimentos como las yemas de los huevos, el pescado azul, las ostras, las setas, los lácteos o los cereales enriquecidos aportan esta vitamina, importantísima para el correcto desarrollo óseo del bebé. El consumo mínimo diario es de 600 unidades internacionales (15 microgramos).

4. Vitamina C. Sabemos que actúa como antioxidante, pero también es fundamental para el crecimiento y reparación del cuerpo. Naranjas, mangos, sandías, melones, piñas, pimientos, espinacas, brócoli, tomates… Todos estos alimentos ofrecen un importante aporte de vitamina C.

 

¿Qué minerales son fundamentales durante el embarazo y por qué?

5. Hierro. También suelen recetarse suplementos antes, durante y después del embarazo. Por una parte, reduce las posibilidades de padecer anemia. Por otra, favorece el aporte de oxígeno para el bebé. Este mineral está presente de forma natural en alimentos como las carnes rojas (sin abusar), las yemas de los huevos, las legumbres, las nueces, los moluscos, las sardinas, la levadura de cerveza y los vegetales de hoja verde. Durante el embarazo, la dosis diaria de hierro recomendada es de entre 25 y 30 miligramos. Eso es el doble que para mujeres que no están embarazadas. Recuerda que el hierro se absorbe mejor si se toma con alimentos que contengan vitamina C.

6. Yodo. Este mineral ayuda al correcto desarrollo del embrión, de sus órganos, del sistema nervioso y de las hormonas tiroideas. Puede encontrarlo en la sal yodada, las legumbres, las nueces, el marisco, los huevos, el pescado, las algas o los nabos. Durante el embarazo es necesario ingerir 150 microgramos diarios.

7. Zinc. Es un antioxidante natural que ayuda al desarrollo y crecimiento del bebé. Lo encontrarás en los lácteos, frutos secos o las carnes.

8. Calcio. Interviene en la formación de los huesos y los dientes. Las mujeres mayores de 18 años deberían consumir unos 1.000 mg de calcio al día, 1.200 si están embarazadas. El calcio se obtiene de los lácteos o, en su defecto, del tofu, el brócoli, las bebidas de avena o de almendra, los frutos secos como las almendras, las frutas secas, las verduras de hoja verde o las sardinas.

9. Magnesio. La ingesta debe aumentar, sobre todo, a partir del segundo trimestre de embarazo. Ayuda a reducir la sensación de hormigueo y los calambres musculares. Algunas fuentes de este mineral son las frutas secas, el cacao, las nueces, las almendras, las gambas o las legumbres.

10. Omega 3. Los ácidos grasos esenciales no pueden faltar en ninguna dieta, menos aún en las de las mujeres embarazadas. Son esenciales para el desarrollo del cerebro y de la retina. La demanda será mayor durante el último trimestre. Lo encontrarás en el pescado (sobre todo, azul), los frutos secos y los aceites vegetales.

 

¿Conoces más vitaminas y minerales esenciales en el embarazo?

 

Puede interesarte: