Ventajas del parto natural: los beneficios de la tradición

El momento del parto está presente en la mente de casi todas las mujeres: ¿Podré tener un parto natural o por cesárea? ¿Cuáles son las ventajas del parto natural?

Ventajas del parto natural: los beneficios de la tradición
El momento final del embarazo: dar a luz

Si estás embarazada probablemente tengas muchas dudas en la cabeza sobre el momento que esperas con más deseo: el momento de dar a luz. Como mujer, puedes escoger el tipo de parto qué deseas y por ello en este artículo queremos hablar sobre las ventajas del parto natural, también conocido como parto vaginal.

 

El parto natural: ¿qué es?


Cuando hablamos de parto natural nos referimos a la manera tradicional de dar a luz a un hijo en la que primero tienes las contracciones, después dilatas y después, con la ayuda de personal sanitario, haces todo el trabajo para que tu hijo o hija pueda ver la luz. Nuestras abuelas e incluso nuestras madres, nos trajeron al mundo con un parto natural, aunque la tendencia en los últimos años es inclinarse hacia la cesárea para evitar el dolor.

La cesárea es una operación quirúrgica mediante la cual, el ginecólogo extrae al bebé del útero sin necesidad de que la mujer haga las labores de parto por la vagina. Como toda operación, la cesárea requiere de una recuperación algo más lenta. A pesar de esto, hay que tener en cuenta que hay mujeres que necesitan una cesárea para garantizar su propia seguridad o la del bebé. Si no es tu caso, te presentamos algunas ventajas del parto natural.

 

Ventajas del parto natural


  • Sentir. La primera ventaja puede resultar un poco obvia pero no por ello podíamos dejar de mencionarla. Una de las ventajas del parto natural es que no hay ninguna barrera entre tu hijo y tú. Durante el proceso sentirás dolor, está claro, pero ese dolor forma parte de sentir su cabeza al salir, su cuerpo, su temperatura. Es de ese tipo de sensaciones que no te pueden explicar, tienes que sentirlas.
  • Una rápida recuperación. Los expertos indican que una mujer que ha dado a luz de manera natural tarde de 2 a 3 días en recuperarse. Las personas que escogen otro tipo de parto suelen tardar algunos días más. En un parto vaginal por regla general el dolor se concentrará en el momento mismo del parto en cambio en el caso de la cesárea el dolor ocurre una vez que ha nacido el bebé.
  • Puedes ser mamá antes. En general, las mujeres que desean tener hijos en cortos espacios de tiempo optan por el parto vaginal puesto que la recuperación física lo permite.

 

En cuanto a las ventajas del parto natural para el bebé podríamos enumerar las siguientes:

  • Al pasar por el canal de parto el bebé se impregna de todas las bacterias de la madre. Éstas le van a ayudar a fortalecer su sistema inmunitario.
  • Se encuentra de forma inmediata con su madre lo que fortalecerá el vínculo afectivo entre ambos.
  • Nacer en el momento justo. En el parto natural, el niño “activa el botón” que permite a la madre tener contracciones. En ese momento podemos estar seguros de que el niño está preparado para nacer. En general, el parto por cesárea es programado y, aunque los profesionales de la salud conocen perfectamente cuando debe nacer el bebé, digamos que el orden natural de las cosas se altera.
  • Mejor respiración. Una de las ventajas del parto natural para el bebé es que durante el trabajo de parto se activan numerosas hormonas que hacen que favorecen la maduración de los pulmones del bebé. Podríamos decir que se adapta más fácilmente al nuevo medio en el que vivirá.

 

Como ves las ventajas del parto natural son muchas. Sin embargo, eres tú, como mujer, la que tiene la última palabra sobre cómo y cuando quieres que tu hijo nazca. Escucha a los profesionales y decide con total libertad.

 

Puede interesarte: