Tratamiento del déficit de atención e hiperactividad

Un tratamiento del déficit de atención puede ayudar a tu hijo o hija a controlar y mejorar este trastorno en diferentes contextos. Te contamos en qué consiste y qué pautas debes seguir.

Tratamiento del déficit de atención e hiperactividad
Existen diferentes tratamientos y no siempre es necesario recurrir a la medicación

El tratamiento del déficit de atención e hiperactividad debe ser siempre individualizado ya que cada niño es un mundo. Este debe ajustarse siempre a las necesidades de cada uno, teniendo en cuenta los síntomas que el niño pueda presentar, así como su contexto familiar y social, sin dejar de lado la posible existencia de otros trastornos psiquiátricos secundarios que lo acompañen.

Conviene recordar que el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) es un trastorno crónico de carácter neurobiológico que se inicia en la infancia y que va unido a un patrón de déficit de atención, así como de hiperactividad y/o impulsividad.

 

¿En qué consiste el tratamiento del déficit de atención?


 Tratamiento del déficit de atención

En primer lugar, es importante saber que el diagnóstico de este trastorno, para llevar a cabo un adecuado tratamiento del déficit de atención, debe ser realizado por especialistas. En España, los profesionales que se ocupan del TDAH son:

  • Psicólogos;
  • Psiquiatras;
  • Pedagogo;
  • Pediatras;
  • Neuropediatras;
  • Neurólogos.

 

Existen diferentes formas de ayudar y tratar al niño o la niña, en cualquiera de los casos, si ha sido diagnosticado y va a comenzar con un tratamiento del déficit de atención, será imprescindible la comunicación coordinada y fluida entre los padres, el personal médico, los psicólogos y los profesores. Así, se podrá construir una idea homogénea sin desacuerdos entre las diferentes partes, que será presentada al niño o niña.

El trastorno del déficit de atención suele ir acompañado por problemas de hiperactividad, esta combinación casi siempre va asociada con problemas de aprendizaje y un bajo rendimiento escolar.

Es importante que el profesor conozca el problema para desenvolver una actitud comprensiva y favorable hacia el niño, y mostrar su apoyo junto con el resto de profesionales. Esto es debido a que el hecho de ir a la escuela, es una actividad que debe programarse de manera oportuna en los niños y niñas con este trastorno. Y es que los alumnos y alumnas con trastorno del déficit de atención no deben ser sacados de la enseñanza reglada, simplemente se hacen necesarios una serie de comportamientos por parte del profesorado dentro del aula.

Dicho esto, si tu hijo o hija sufre TDAH, debes saber que existen algunas terapias psicológicas que pueden ayudarles:

 

Terapia conductual

Este tipo de tratamiento del déficit de atención consiste en una terapia que analiza la conducta del niño e identifica cuáles son los factores que propician la conducta inadecuada.

A partir de ahí, se determinan las conductas que quieren cambiarse y se fijan unos objetivos. También se organiza un plan para que poco a poco, se vaya modificando el comportamiento que quiere eliminarse.

 

Terapia cognitiva

Otra terapia que sirve como tratamiento del déficit de atención es la terapia cognitiva. Algunos procesos como son el aprendizaje, la memoria, la concentración o la toma de decisiones, forman parte de la cognición.

Este tipo de terapia intenta identificar cuáles de los procesos mencionados anteriormente provocan la creación de problemas. Por tanto, el trabajo de este tratamiento va enfocado a cambiar los procesos que causan problemas por otros que sean más adecuados.

Algunas de las técnicas que se trabajan en la terapia cognitiva son técnicas de autocontrol, técnicas de inhibición de respuesta (es decir, se trata de hacer que la persona afectada se pare y piense antes de tomar una decisión), o técnicas de resolución de problemas.
Hay que tener en cuenta que sea cual sea el tratamiento del déficit de atención, el papel de los padres es muy importante, que deberán ser pacientes y dar el apoyo y el acompañamiento necesario al niño o la niña.

 

Puede interesarte: