Tercer trimestre de embarazo: molestias y cuidados

¡Recta final! Estás en el tercer trimestre de embarazo, y seguro que quieres saber cómo te irás sintiendo y qué puedes hacer para cuidarte.

Tercer trimestre de embarazo: molestias y cuidados
¡El nacimiento de tu bebé está cada vez más cerca!

Un periodo de gestación normal tiene una duración de 9 meses, el hecho de que estés en el tercer trimestre de embarazo implica que te encuentras en los últimos tres meses de este periodo. Puede que lleguen los nervios, querrás tener a punto los preparativos finales, te harás las últimas pruebas y te prepararás para el trabajo de parto.

A continuación te contamos cuáles son las posibles molestias que aparecerán en este periodo, así como qué cuidados serán recomendables para que te encuentres fuerte y preparada de cara al momento de dar a luz.

 

Tercer trimestre de embarazo: molestias más comunes


Tercer trimestre de embarazo

Conocer las molestias que pueden aparecer en el tercer trimestre de embarazo puede ayudarte a saber cómo aliviarlas. Por otro lado, si sientes que las molestias son demasiado intensas, lo más recomendable es que solicites una consulta médica.

 

Dolor de espalda

Una de las partes del cuerpo que más sufre durante el embarazo, y sobre todo en el tercer trimestre, es la espalda. El peso de la barriga, junto con la distensión de los ligamentos (provocada por la hormona relaxina), hace que se produzca un desequilibro en la postura del cuerpo y que tengas dolor, a veces de gran intensidad, en la zona baja de la espalda.

 

Insomnio

Como bien sabes, el tercer trimestre de embarazo es el último y el hecho de que el nacimiento de tu bebé esté tan cerca puede darte algunas preocupaciones que pueden afectar en la calidad del sueño. A esto puede añadirse el aumento de las ganas de orinar, el reflujo gastroesofágico, el dolor de espalda, el tamaño de la barriga, los movimientos del bebé o el síndrome de las piernas inquietas.

 

Síndrome de las piernas inquietas

Este síndrome aparece frecuentemente cuando va llegando el final del embarazo. Su principal característica es sentir incómodo o molestias en las piernas cuando te encuentras tumbada o sentada. Esto provoca que las muevas o las quieras cambiar permanentemente de postura.

También puedes sentir frío, dolor, quemazón o un cosquilleo (en una o ambas piernas), por lo que es probable que te impida conseguir un buen descanso. El ejercicio moderado te ayudará con esta molestia.

 

Ronquidos

Es posible que no hayas roncado nunca pero que en el tercer trimestre de embarazo comiences a hacerlo. Si ya roncabas, puede que en esta etapa sea de manera más intensa. Los ronquidos se deben a la inflamación de las vías respiratorias que ocasiona una sensación de taponamiento y algo de dificultad a la hora de respirar.

 

Cuidados básicos en el tercer trimestre de embarazo


Esta última etapa del embarazo es tan importante como las anteriores, por lo que no puedes dejar de lado el hecho de cuidar de ti misma. Nosotros te damos algunas recomendaciones:

  • Continúa alimentándote bien, comiendo con frecuencia y en cantidades pequeñas verduras y alimentos ricos en proteínas.
  • Aumenta tu consumo de lácteos, ya que el feto necesita mayor cantidad de lácteos en los últimos meses del embarazo.
  • Descansa cuando sientas que es necesario y evita permanecer demasiado tiempo de pie.
  • Ya que en el tercer trimestre del embarazo los dolores de espalda son muy frecuentes, no olvides cuidar tu postura. Por ejemplo: cuando te agaches, flexiona las rodillas y hazlo con la espalda recta, no levantes objetos pesados, y siéntate formando un ángulo de 90º con la espalda en el respaldo de la silla y las rodillas.
  • Si vas a mantener relaciones sexuales, que sea siempre con posturas que te resulten cómodas.
  • Para aliviar la pesadez de las piernas provocada por la retención de líquidos y el aumento de peso, camina, nada, túmbate con las piernas en alto, y mójate las piernas intercalando agua fría y templada.
  • Será importante que conozcas los diferentes tipos de contracciones, ya que en el tercer trimestre del embarazo pueden darse algunas sin que estén necesariamente relacionadas con el hecho de dar a luz.

 

Puede interesarte: