¿Cuándo se deben dar suplementos vitamínicos en los niños?

Los suplementos vitamínicos en los niños no son necesarios, salvo casos puntuales en los que el médico recomiende darles una dosis extra de alguna vitamina.

¿Cuándo se deben dar suplementos vitamínicos en los niños?
Según los pediatras, las vitaminas deben obtenerse directamente de los alimentos

Los padres siempre están preocupados por la salud de los niños y en ocasiones, ese instinto de protección les lleva a darles suplementos alimentarios. Pero, cuidado, porque no siempre son necesarios. Es el caso de los suplementos vitamínicos en los niños.

Si bien es cierto que las vitaminas son esenciales para el correcto desarrollo de las funciones vitales, los pediatras y las asociaciones médicas coinciden al asegurar que estas vitaminas deben obtenerse directamente de los alimentos.

Al no haber un alimento que tenga todas las vitaminas, es necesario seguir una dieta sana y variada, que incluya diariamente alimentos de los cuatro grupos clásicos. A continuación, puedes ver una breve lista de los alimentos que aportan las diferentes vitaminas.

  • Vitamina D: Se obtiene principalmente del sol. Algunos alimentos, como los huevos, el pescado el hígado o la leche la contienen en mínimas cantidades.
  • Vitamina C: La contienen sobre todo los cítricos (naranja, limón, pomelo, mandarina), el kiwi o las verduras.
  • Vitamina B6 (ácido fólico): Las legumbres, los cítricos y las verduras de hoja verde aportan las cantidades diarias recomendadas.
  • Vitamina B12: La encontrarás en pescados, lácteos, carne roja, huevos y carne de cerdo.
  • Vitamina A (betacaroteno): De nuevo la obtienes de los lácteos, el pescado, los vegetales de hoja verde, las zanahorias, la calabaza o los aceites vegetales.
  • Vitamina E: El huevo, el aceite, los cereales integrales y las verduras de hoja verde son las principales fuentes de esta vitamina.

 

Suplementos vitamínicos en los niños solo con prescripción médica


Suplementos vitamínicos en los niños

Por tanto, salvo en casos puntuales, los suplementos vitamínicos en los niños no son necesarios. Es más, no son recomendables. ¿Por qué? Pues porque el cuerpo solo necesita una pequeña cantidad de vitaminas que se suplen si se sigue una dieta equilibrada. Y si se consumen en exceso, pueden tener efectos secundarios.

Hay que tener especial cuidado con las vitaminas liposolubles, que son las que se disuelven en grasas. Al no eliminarse por la orina, se pueden llegar a acumular en los tejidos y resultar tóxicas. Las vitaminas liposolubles son la A, D, E, K y F. Las intoxicaciones por vitamina A y D son las más frecuentes.

En el caso de las vitaminas hidrosolubles, lo más normal es que si hay un consumo excesivo se eliminen a través de la orina. Aquí encontramos las vitaminas B y C. Por eso tampoco debería pasar nada por darle a los niños un complejo multivitamínico si la dosis es adecuada.

También existen enfermedades relacionadas con la carencia de vitaminas, pero no son frecuentes en los países desarrollados. En España son raros los casos de raquitismo (por falta de vitamina D), escorbuto (falta de vitamina C) o pelagra (falta de vitamina B1).

 

Situaciones en las que los suplementos vitamínicos en los niños sí son necesarios


Dicho esto, es importante aclarar que sí hay casos en los que se hace necesario recurrir a los suplementos vitamínicos en los niños. Hablamos, por ejemplo, de los menores que siguen una dieta vegana o vegetariana o de los niños que padecen alguna enfermedad que les impide absorber los nutrientes de forma adecuada.

También hay que tener cuidado con los bebés de menos de un año. La Asociación Española de Pediatría recomienda darles un suplemento de vitamina D3 hasta que ingieran un litro diario de leche de fórmula enriquecida con vitamina D. Los niños prematuros necesitan ese suplemento durante los 12 primeros meses.

En el caso de los lactantes, la vitamina D puede ser necesaria porque la leche materna no contiene mucha cantidad. Sí que es rica en vitaminas A, C y E. La vitamina B dependerá de la alimentación de la madre. Si esta es vegetariana, puede haber un déficit de vitaminas B6 y B12. Pero corresponde al médico evaluar la situación y tomar una decisión sobre si es necesario administrarle al pequeño algún suplemento.

 

Puede interesarte: