Snacks veganos para picar entre horas

Muchos tentempiés que se venden como snacks veganos no lo son, así que lo mejor es que apuntes estas ideas que te traemos para preparar un picoteo casero.

Snacks veganos para picar entre horas
Chips de vegetales, hummus o barritas de cereales sirven para matar el gusanillo

Los supermercados ofrecen opciones bastante limitadas para los veganos, y eso incluye a los snacks para picar entre horas. Además, muchos tentempiés que se venden como snacks veganos no lo son.

Basta con mirar el etiquetado para darse cuenta de que algunas marcas de patatas chips llevan sebo de vacuno, que los helados pueden contener ácido cáprico o decanoico (derivado de grasas animales) o que los lácteos supuestamente vegetales contienen gelatinas derivadas del colágeno animal.

Así, las cosas, los mejor es prepararse unos snacks veganos en casa. Y si además pueden ser nutritivos, pues mucho mejor. A continuación, te daremos algunas ideas de tentempiés veganos con los que podrás matar el gusanillo.

 

2 snacks veganos


1. Chips de patatas o de vegetales

Chips de patatas o de vegetales

¿A quién no le gustan las patatas fritas de bolsa? Pues puedes prepararlas tú misma en casa. Para ello solo tienes que cortar unas patatas en rodajas muy finas, salpimentarlas y hornearlas con un chorrito de aceite de oliva a 180ºC durante 30 minutos.

Para que se doren de forma uniforme, lo mejor es que las coloques en la bandeja de horno de forma que no monten unas encima de otras. Cuando las saques del horno, déjalas secar sobre papel vegetal durante 5 minutos.

Una alternativa a este snack vegano son los chips de vegatales. En el supermercado ya los venden embolsados y listos para su consumo. Pero mejor si los preparas en casa. El proceso es muy similar al de las patatas chips.

Solo tienes que escoger los vegetales que más te gusten, pelarlos y cortarlos en rebanadas muy finas. Los salpimientas al gusto y los metes al horno a deshidratar. Para ello debes haber precalentado el horno a 200°C y, cuando los metas, bajarlo hasta los 100°C, siempre vigilando para que no se quemen.

 

 

2. Manzana con canela y frutas variadas

Manzana con canela y frutas variadas

Puedes hacer lo mismo con frutas como el plátano, la pera o la manzana. Así cambiarás un poco la forma de comer este alimento. De hecho, los snacks dulces de manzana están buenísimos. ¿Nunca los has probado? ¡Apunta!

Pon el horno a precalentar a 180ºC. Pela las manzanas y córtalas en rodajas muy finas. Si tienes una mandolina, mejor. Añade un poco de zumo de limón para que no se oxiden. Coloca las rodajas en una fuente grande para horno forrada con papel vegetal.

En un bol, mezcla dos cucharadas de canela con dos de azúcar. Espolvorea la mezcla sobre las rodajas de manzana. Hornea a 100ºC durante una hora u hora y media, asegurándote de darle la vuelta para que no se quemen. Cuándo estén listas, retíralas del horno, déjalas enfriar y guárdalas en un recipiente hermético.

También puedes preparar una macedonia de frutas en la que incluyas algún cítrico, hacer una brocheta de frutas o preparar un helado sin leche. Es tan simple como cortar en rodajas la fruta que tengas a mano, colocarlos en un molde para helado y rellenar con zumo de naranja, mandarina o pomelo. Lo introduces al congelador y esperas un par de horas.

 

Snacks veganos que puedes comprar en el súper


Barritas de cereales

Si estás en la calle y te entra el hambre, siempre puedes entrar a un supermercado y comprar un paquete de fruta deshidratada. Pasas, orejones o higos son fáciles de encontrar en ese formato. Incluso es posible encontrar frutas liofilizadas.

Igualmente socorridos son los encurtidos o los frutos secos. Estos últimos aportan fibra, vitamina E o proteínas vegetales, entre otros.

Otras opciones fáciles de preparar o que ya puedes encontrar listas para su consumo son las palomitas de maíz o las barritas de cereales. Algunas llevan miel, pero sabes que puedes sustituirla por ingredientes como el sirope de arce, el néctar de agave, la miel de agave, el sirope de arroz integral o la miel de diente de león.

Lo mismo ocurre con el hummus. Pero si no te fías y prefieres hacer uno casero, puedes ver nuestra receta de hummus.

 

Puede interesarte: