¿Cuáles son los diferentes síntomas del eczema?

Inflamación, manchas rojizas, pequeñas ampollas, enrojecimiento, descamación o sequedad de la piel. Estos son los síntomas del eczema más comunes.

¿Cuáles son los diferentes síntomas del eczema?
Los signos de esta enfermedad cutánea varían en función de la tipología y la edad

Inflamación, manchas rojizas, pequeñas ampollas, enrojecimiento, descamación o sequedad de la piel. Estos son los síntomas del eczema más comunes. No obstante, los signos de esta enfermedad cutánea varían en función del tipo de eczema, de la edad o de si es agudo o crónico.

A lo largo de este artículo veremos los diferentes síntomas del eczema. Empezaremos por los signos generales, para después ir a los particulares de cada caso.

 

Los 12 síntomas del eczema más comunes


Síntomas del eczema

Los eczemas tienen varios síntomas, pero hay una docena que son los más comunes:

1. Piel inflamada e hinchada
2. Piel enrojecida.
3. Ampollas o costras en la piel.
4. Descamación producida por una resequedad extrema.
5. Piel rasgada por falta de hidratación, lo que puede llegar a provocar que se produzcan infecciones bacterianas.
6. Escozor muy fuerte.
7. La piel puede cambiar de color, volviéndose oscura.
8. La textura de la piel también puede verse alterada. Se vuelve áspera y más gruesa.
9. Los pacientes notan que son sensibles a determinadas sustancias, que pueden ir desde productos de aseo (champú o jabones, por ejemplo) hasta cremas o artículos de limpieza.
10. Dificultad para conciliar el sueño.
11. Falta de concentración.
12. Aumento del estrés, sobre todo provocado por las molestias del eczema.

 

Síntomas del eczema en función de la edad del paciente


Síntomas del eczema en función de la edad

Como decíamos antes, estos síntomas del eczema generales pueden variar en función de la edad del paciente. En los bebés (normalmente se desencadena en los 6 primeros meses y suele desaparecer solo) y niños lo más frecuente es que presenten sequedad y enrojecimiento en las mejillas, la cabeza, las piernas, los brazos, el estómago o el tórax. Las manchas rojas pueden volverse secas y ásperos, al igual que ocurre con los adultos.

El problema es que los niños pequeños no pueden controlar la necesidad de rascarse si les pica el eczema, lo que puede ocasionar que las lesiones se infecten. También les afecta a la hora de dormir.

La localización de las lesiones también puede variar según la edad del niño.

  • Bebés: Cara y cabeza. Las lesiones son rojas, con costra y exudación.
  • Niños de más de 2 años: Cuello, pliegues de la piel, brazos (en las flexuras) y rodillas. Las lesiones son similares a las de los bebés, pero más secas.
  • A partir de los 7 años: Alrededor de la boca, en los párpados, en el cuello, en los brazos, en la parte interna de los codos y las rodillas, en las manos, en los pies, en las areolas mamarias y en los genitales.

 

Síntomas del eczema en función de la tipología


Asimismo, los síntomas del eczema tienen unas características particulares en función de su tipología.

  • Eczema atópico. Además de los síntomas generales, si la causa es una alergia pueden darse también signos como fatiga, fatiga, asma o problemas respiratorios. Suele aparecer sobre la cara y el cuero cabelludo. En ocasiones se extiende al resto del cuerpo.
  • Eczema de contacto. Las lesiones suelen ser las descritas entre los síntomas generales, pero lo que cambia es su ubicación y la forma que tienen. Se produce cuando la piel entra en contacto con ciertas sustancias, por lo que suele afectar solo a la zona expuesta.
  • Eczema dishidrótico. Se trata de una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de ampollas pequeñas llenas de líquido en las palmas de las manos, los laterales de los dedos o las plantas de los pies.
  • Eczema numular. Es una dermatitis en la que las manchas tienen forma de moneda. Suele asociarse con la piel seca. Se localiza principalmente en brazos y piernas.
  • Eccema seborreico. Los signos en este caso son escamas oleosas de color blanco o amarillento. En los bebés afecta al cuero cabelludo (se llama costra láctea) y la zona del pañal. En los adultos, a las cejas, surcos de la nariz, orejas y cuero cabelludo. En ocasiones, las lesiones también se distribuyen por la espalda, el escote, las axilas y las ingles.

 

Antes de terminar conviene señalar que, aunque los síntomas del eczema puedan provocar alarma, no se trata de una enfermedad contagiosa. Sí que puede ser hereditaria y llegar a ser crónica. Por eso es importante un diagnóstico rápido por parte del médico.

 

Puede interesarte: