Descubre cómo se contagia la rubeola en niños y cuáles son sus síntomas

Te contamos qué es exactamente y cómo actúa la rubeola en niños, así sabrás distinguir sus síntomas y acudir al médico en caso de ser necesario.

Descubre cómo se contagia la rubeola en niños y cuáles son sus síntomas
La prevención de la rubeola se lleva a cabo con la vacuna

Si tienes hijos o hijas te interesará saberlo todo acerca de la rubeola en niños, ya que es una infección que surge principalmente durante la infancia. Habitualmente, el desarrollo de la rubeola es benigno, y su característica principal es la aparición de una erupción en la piel.

El virus causante de la rubeola es el rubivirus y pertenece a la familia de los togavirus. Este puede afectar tanto a niños y niñas como a personas adultas, teniendo un mayor riesgo en la salud de las embarazadas, ya que puede afectar al feto y ocasionarle malformaciones congénitas graves.

La rubeola en niños aparece sobre todo entre los 2 y los 10 años de edad y su incidencia es más alta en primavera y en invierno. Si bien es cierto que desde que se llevó a cabo la vacunación universal, la incidencia ha bajado.

 

¿Cómo se contagia la rubeola en niños?


Rubeola en niños

La rubeola se propaga a través de las gotitas que son expulsadas con las secreciones respiratorias de las personas infectadas. Cuando una persona sana inhala esas gotas contaminadas, el agente infeccioso llega a la faringe, y de ahí al torrente sanguíneo y al tejido linfático, donde se establece y se reproduce.

Cuando el virus toma fuerza, se extiende por el organismo y lo infecta. En este momento, el cuerpo comienza a responder a la infección y produce anticuerpos que acabarán con el virus.

El contagio puede darse mediante una persona infectada desde aproximadamente 8 días antes de que aparezcan las erupciones en la piel, hasta pasados 8 días.

El periodo de incubación, tiempo que transcurre desde que se tiene el primer contacto con el virus hasta que aparecen los primeros síntomas, es de 16 días.

 

Síntomas de la rubeola en niños


Inicialmente aparece una fiebre baja, en ocasiones acompañada de catarro. Después, surgen erupciones cutáneas de aspecto rosa pálido, llamadas exantemas. Primero en las mejillas y se van extendiendo hacia el tronco y las extremidades.

Los lugares donde los exantemas predominan son las mejillas y las nalgas. No afecta ni a las palmas de las manos, ni a las plantas de los pies, ni al cuero cabelludo. Y se desarrollan a lo largo de 7 a 10 días.

En esta fase también se da un aumento del tamaño de los ganglios linfáticos en el cuello, y puede darse la aparición de lesiones dentro de la boca: máculas (pequeñas manchas planas con color) y petequias (pequeños puntos rojos). Finalmente, puede aparecer dolor en las articulaciones.

 

Tratamiento de la rubeola en niños


Tratamiento de la rubeola en niños

El tratamiento de la rubeola en niños es sintomático, es decir, está centrado en acabar con los síntomas de la infección, como la fiebre y los dolores.

Cuando los niños y niñas están infectados, es de gran importancia que no tengan contacto con personas embarazadas, ya que puede causar complicaciones en el bebé. Algunas de estas complicaciones son:

  • Sordera.
  • Microencefalia: trastorno que se caracteriza por un cerebro pequeño.
  • Cataratas y glaucoma.
  • Malformaciones en el corazón.
  • Bajo peso.

 

En cuanto a las complicaciones que puede tener la rubeola en niños, se encuentran las siguientes:

  • Encefalitis: inflamación del cerebro.
  • Artritis: inflamación en las articulaciones.
  • Púrpura trombocitopénica idiopática: los anticuerpos del organismo atacan a las plaquetas originando una disminución de estas y una mayor dificultad en parar hemorragias, lo que provoca la aparición de manchas moradas en la piel.

 

Te recomendamos que solicites una consulta médica para informarte sobre la vacuna de la rubeola. Ayudará, tanto a tus hijos o hijas como a ti si aún no estás vacunada, en la prevención de esta infección.

 

Puede interesarte: