Conoce los diferentes remedios para el reflujo en bebés

El reflujo puede ser muy molesto e incómodo, pero existen algunos remedios para el reflujo en bebés que pueden ayudarte a aliviar sus síntomas.

Conoce los diferentes remedios para el reflujo en bebés
Aplica estos remedios

Es normal que tu bebé regurgite un poco de leche cuando has realizado la toma. Cuando el bebé devuelve algo de la leche, es lo que conocemos como reflujo. Esto puede ser molesto para él, sin embargo, existen algunos remedios para el reflujo en bebés que puedes tener en cuenta y así hacer que tu pequeño se sienta mejor.

Como decíamos, el reflujo en el bebé es normal pero siempre que se produzca dentro de unos límites y no empeore. Por ello, es valioso saber que el reflujo en bebés viene acompañado de unos síntomas que es interesante que conozcas, ya que sabiendo cuáles son, podrás saber también que le puede estar pasando a tu bebé, consultar con el pediatra y llevar a cabo los remedios para el reflujo en bebés que te proponemos.

 

Remedios a los que poner atención


Remedios para el reflujo en bebés

Pese a que será siempre el pediatra quien tenga la última palabra en cuanto al diagnóstico y el tratamiento del reflujo de tu bebé, es importante que sepas que existen varios remedios con los que podrás ayudar a tu bebé a sentirse mejor. Te recomendamos que consultes con el pediatra cualquiera de ellos para contar con su opinión y consentimiento.

  • En primer lugar, uno de los remedios para el reflujo en bebés al que puedes poner atención es su postura. Si tu bebé tiene reflujo, lo más recomendable es que duerma boca arriba y en posición semisentada. También debes tener en cuenta otro factor importante, y es que será beneficioso mantenerlo erguido durante aproximadamente media hora cuando haya acabado de comer.
  • Pon atención a las tomas. Puedes darle menos cantidad de leche cada vez, pero compensar y darle más veces. Pon especial cuidado a que saque bien el aire cada vez que come.
  • Mantén a tu bebé siempre alejado del humo del tabaco.
  • Intenta moverle con cuidado después de comer, y evita tumbarlo hasta pasada media hora.
  • Puedes elevar la cabecera de la cuna para que pueda dormir más cómodo y mejor. Si te han recomendado que pongas a dormir a tu bebé en el asiendo infantil del coche no hagas caso, ya que ejerce más presión en el estómago del bebé y pueden agravarse los síntomas del reflujo.
  • Agrega cereales de arroz a la leche del biberón o a la leche de fórmula. Debes añadir una cucharada pequeña a 60 ml de leche. Así conseguirás que el líquido tenga una consistencia más espesa y esto ayudará a evitar el reflujo.
  • Intenta hacer que tu bebé eructe cada 30 o 60 ml de leche de biberón. Si lo estás amamantando puedes hacer que cada vez se vaya cambiando de un pecho a otro.
  • Mientras alimentas a tu bebé, mantenlo en la posición corporal más vertical que puedas, es decir, con la cabeza más elevada que el resto del cuerpo.
  • Saca de manera frecuente el aire que traga tu bebé. Hay varias formas de hacerlo, puedes sacarle el aire apoyándolo sobre tu pecho o tu hombro, sentado o boca abajo en tu regazo. Con mucho cuidado y delicadeza, tienes que darle algunas palmaditas en la espalda, así le ayudarás.

 

Además, si el caso del reflujo de tu bebé es liviano y prefieres optar por productos que provengan de fuentes naturales o no quieres comprar en farmacias, puedes usar algunos remedios naturales, que siempre debes consultar previamente con el pediatra. Algunos de estos remedios son:

  • Té de hierbas con llantén, malvavisco, malva, manzanilla y caléndula a partes iguales.
  • Regaliz en infusión.
  • Una cucharadita de arcilla verde en medio vaso de agua antes de cada comida.

 

Puede interesarte: