Menú semanal: 7 recetas de papillas para bebés

En este artículo daremos 7 recetas de papillas para bebés, una para cada día de la semana. Puedes adaptarlas a la edad y gusto de tu hijo.

Menú semanal: 7 recetas de papillas para bebés
No llevan sal y el aceite se echa al final, en crudo

A partir de los 5 o de los 6 meses los bebés comienzan a tomar papilllas. Son muy pequeños, pero eso no quiere decir que no se cansen de comer los mismo a todas horas. En este artículo daremos 7 recetas de papillas para bebés, una para cada día de la semana. Puedes ir adaptándolas según los gustos de tu hijo o la edad que tenga.

Lo bueno es que puedes llevarlos en un termo cuando comas fuera de casa, o congelarlos en envases de una ración para tenerlos siempre a mano.

Un consejo antes de comenzar con las recetas: asegúrate de que los ingredientes que vayas a echar están en la lista de alimentos permitidos que te ha dado tu pediatra. Además te darás cuenta de que no hemos utilizado ni sal ni aceite. No es un error. Las recetas de papillas para bebés no llevan sal y el aceite se echa, si queremos, al final, porque en crudo conserva mejor las propiedades.

 

7 recetas de papillas para bebés


1. Puré de calabacín

Puré de calabacín

El calabacín tiene un alto contenido en agua y, junto con la calabaza, son las primeras verduras que podemos incorporar a las papillas de los más pequeños. Solo tenemos que cocer calabacín o calabaza y una patata y triturar. A partir del año podemos añadirle queso y estará delicioso.

 

 

2. Puré de zanahorias

Puré de zanahorias

Quizás sea uno de los primeros purés que las madres preparamos a nuestros hijos. Es suave y aporta vitaminas. En este artículo de pequerecetas  comparten 4 purés que podemos hacer con zanahorias.

 

 

3. Puré de pescado blanco y verduras

Puré de pescado blanco y verduras

Aporta proteínas y vitaminas, fundamentales para una alimentación sana y equilibrada. Necesitaremos: 80 gramos de merluza o lenguado sin espinas, una zanahoria, un puñado de judías verdes y una patata. Otro día también podemos añadir guisantes, que van muy bien en esta papilla casera.

Comenzaremos limpiando y troceando los ingredientes. En una olla ponemos a cocer las verduras durante 15 minutos. Aparte, ponemos el pescado blanco a cocinar al vapor (con 10 minutos es suficiente). Añadimos los ingredientes al vaso de la batidora y trituramos. Para evitar que se nos cuele una espina tenemos que desmenuzar el pescado con las manos antes de triturar. También podemos pasarlo por el pasapurés después de haberlo triturado con la batidora.

 

 

4. Puré de verduras y pollo

Puré de verduras y pollo

Este lo podemos comer toda la familia. Además, podemos sustituir el pollo por un trozo de ternera. Con las siguientes cantidades debería sobrar puré para otra vez: 80 gramos de pechuga de pollo, sin piel ni huesos, una patata, 50 gramos de calabaza y un trocito de puerro.

Una vez que tengamos limpios y troceados todos los ingredientes ponemos a hervir agua en una olla. Echamos en primer lugar la calabaza, la patata y el puerro. Cocinamos durante 15 minutos. Mientras tanto vamos cociendo el pollo. Trituramos las verduras en la batidora e incorporamos el pollo.

 

 

5. Puré de judías verdes y patatas

Puré de judías verdes y patatas

Para 2 días necesitaremos: 100 gramos de judías verdes, una patata no muy grande, 1 zanahoria pequeña y un trocito de puerro.

Lo primero que haremos será lavar, pelar y trocear las zanahorias, las patatas, el puerro y las judías verdes. A estas última también les tendremos que quitar las hebras. Ponemos todos los ingredientes en una olla, cubrimos con agua fría y ponemos a fuego fuerte. Cuando rompa a hervir bajamos la temperatura y dejamos cocinando 20 minutos. Colamos y trituramos en la batidora. Si vemos que la papilla queda muy espesa podemos añadir un poco del caldo de la cocción.

 

 

6. Puré de cocido

Puré de cocido

Cuando el pediatra nos autorice a dar legumbres a nuestro bebé podemos preparar un puré de cocido, una receta rica en hierro, vitaminas y fibra. Lo ideal es quitar la piel a las legumbres cuando nuestros hijos son muy pequeños.

 

 

7. Papilla de pollo y pera

Papilla de pollo y pera

Igual que le echas manzana al pollo asado, tu bebé también puede comer una papilla con fruta y carne. Esta receta de papilla de pollo y pera es muy suave y a tu bebé le encantará. Lleva: una patata, medio calabacín, una pera, media pechuga de pollo y una taza de caldo de verdura.

La preparación comienza como siempre, pelando y troceando la patata, la pera y el calabacín. Hervimos en una cazuela con el caldo de verduras durante 15 minutos. Transcurrido ese tiempo agregamos el pollo en trocitos y cocinamos otros 10 minutos. Si vemos que los ingredientes han cocido adecuadamente, colamos y trituramos en la batidora, añadiendo caldo de cocción si fuera necesario.

 

Puede interesarte: