Qué son los protectores gástricos y su diferencia con los antiácidos

Los protectores gástricos son medicamentos antiulcerosos que sirven para tratar lesiones de la mucosa gástrica y reducir la cantidad de ácido clorhídrico.

Qué son los protectores gástricos y su diferencia con los antiácidos
Para problemas de acidez o ardor de estómago puntual hay que tomar antiácidos

Es habitual que se confundan los protectores gástricos y los antiácidos, cuando son dos sustancias diferentes. Para conocer las diferencias, lo mejor es explicar qué es y para qué sirve cada una de ellas.

 

¿Para qué sirven los protectores gástricos?


Empezaremos por los protectores gástricos. También llamados protectores de estómago o gastroprotectores, son medicamentos antiulcerosos que sirven para algo más que para neutralizar las molestias estomacales. Estas son sus principales características explicadas:

  • Están indicados para tratar lesiones y afecciones de la mucosa gástrica. Esta capa que recubre el estómago es gruesa, resistente y se regenera constantemente. No obstante, hay veces que puede dañarse, ya sea por estrés, por una infección, por algún medicamento, etc. Dependiendo del tipo de lesión, el médico indicará un tratamiento u otro.
  • Reducen la cantidad de ácido clorhídrico que se produce en el estómago para evitar lesiones. Esta sustancia es necesaria para digerir los alimentos y se produce de forma natural, pero en ocasiones puede causar daños en el estómago (las úlceras, por ejemplo).
  • Hay que tomarlos solo bajo prescripción médica.
  • El tratamiento tiene que ser a largo plazo para que puedan llegar a modificar el comportamiento del estómago.
  • Los protectores gástricos también se utilizan cuando el ácido llega a zonas no protegidas por la mucosa gástrica, como ocurre cuando se sufre de reflujo gastroesofágico. En cambio, no sirven para tratar la acidez o el ardor de estómago ocasional. Para eso están los antiácidos.

 

¿Qué son los antiácidos?


Protectores gástricos y antiácidos

Por su parte, los antiácidos están indicados para aliviar las indigestiones o la hiperactividad gástrica. ¿Alguna vez te has pasado con la cantidad de comida, has ingerido un alimento muy picante o con mucha grasa y has notado que la digestión se te hacía pesada o que la boca del estómago te ardía? Pues los antiácidos pueden ayudarte en esas situaciones puntuales.

A diferencia de los protectores gástricos, lo que hacen es neutralizar (no reducir) el ácido clorhídrico que se produce en el estómago. De esta forma, sus efectos son menos agresivos.

Además, no es necesario receta médica y el tratamiento debe ser ocasional, pues de lo que se trata es de aliviar las molestias de forma inmediata. Por tanto, los antiácidos no modifican el comportamiento del estómago.

 

Remedios naturales contra la acidez


El bicarbonato de sodio (si tienes la tensión alta, consulta antes con tu médico), las sales de frutas, la manzanilla, la raíz de regaliz, el aloe vera o el Almax son algunos de los antiácidos más conocidos. También hay remedios caseros para aliviar la acidez de estómago. Algunos consejos:

  • Trata de incluir en tu dieta frutas, verduras, semillas y frutos secos. Estos alimentos contienen enzimas vivas, muy eficaces para combatir ese malestar.
  • Por el contrario, evita en la medida de los posible el consumo excesivo de alcohol, bebidas gaseosas y alimentos muy picantes o con mucha grasa.
  • No ingieras productos con azúcar y menos aún, la bollería industrial. Estos productos alteran el tracto intestinal y causan un desequilibrio del balance bacteriano en el estómago.
  • Practica ejercicio de manera frecuente. Si no tienes tiempo, al menos trata de caminar un rato después de comer.

 

¿Cuándo utilizar protectores gástricos?


Cuándo utilizar protectores gástricos

Sin embargo, si notas que la acidez de estómago es recurrente o va acompañada de vómitos o heces más oscuras de lo habitual, debes acudir al médico para descartar que se trate de algo más serio.

Cuando tengas dudas entre si utilizar protectores gástricos o un antiácido, lo mejor que puedes hacer es consultar con tu médico. Si lo considera conveniente, te realizará las pruebas que considere necesarias para determinar a qué se debe la acidez o ardor de estómago.

 

Puede interesarte: