¿Cuáles son las mejores posturas sexuales para quedarse embarazada?

A lo largo de este artículo explicaremos cuáles son las mejores posturas sexuales para quedarse embarazada. Todas ellas ayudan a que el esperma llegue al cuello del útero.

¿Cuáles son las mejores posturas sexuales para quedarse embarazada?
El misionero, el perrito o la vaquera aseguran una penetración profunda

¿Estás buscando el bebé? Al igual que hay determinadas posturas que se recomienda adoptar para quedarse embarazada después de tener sexo, también hay posiciones que favorecen el embarazo durante el coito. A lo largo de este artículo explicaremos cuáles son las mejores posturas sexuales para quedarse embarazada.

Antes de empezar queremos dejar claro que dichas posturas no son milagrosas, de hecho, no hay ninguna evidencia científica que demuestre su eficacia.

Lo que sí está claro es que ayudan a que la penetración sea más profunda y el esperma permanezca durante más tiempo en el cuello uterino. De esta forma, se incrementan las posibilidades de que este llegue a un óvulo.

 

Posturas sexuales para quedarse embarazada


Posturas sexuales para quedarse embarazada

El misionero

Es la postura más clásica, pero no por ello deja de ser romántico que la pareja haga el amor mientras se miran a los ojos. Además, es una postura cómoda para las dos personas y al estar tumbada, el útero de la mujer se desplaza hacia adelante y se asienta para recibir todo el esperma. Seguro que ya la conocer, pero no está de más explicarte que es la postura en la que la mujer está tumbada boca arriba y su pareja se coloca encima.

 

La profunda

También reciben el nombre de yunque o misionero con piernas elevadas. Se la llama así porque la postura es como la del misionero, pero en este caso la mujer debe elevar las piernas por encima de los hombros de su pareja. De esta forma, la penetración será más profunda.

 

La cruz

Otra variante de las anteriores. En esta ocasión la mujer sigue tumbada boca arriba, pero deja una pierna estirada y coloca la otra por encima del hombro de su pareja. El hombre se coloca de rodillas entre las piernas de la mujer y sujeta la pierna elevada, para poder penetrarla mejor.

 

El perrito

Además de que la penetración es muy profunda, favorece la apertura del cuello uterino de la mujer, por lo que esta es una de las mejores posturas sexuales para quedarse embarazada. Para realizarla, la mujer tiene que colocarse de rodillas, con las manos apoyadas delante (a cuatro patas). El hombre se coloca detrás y la penetra desde atrás.

 

La montaña mágica

Es una postura similar a la anterior, pero es más cómoda para ambos. Se colocan varias almohadas y la mujer se coloca a cuatro patas, pero apoyando la barriga en ellas. La penetración también es por detrás, pero en este caso el hombre puede apoyar su pecho contra la espalda de ella.

 

La cuchara

Es una postura muy romántica y más relajada que las anteriores, pero también facilita la penetración profunda. Para llevarla a cabo, tanto el hombre como la mujer se tumban de lado, ella dándole la espalda a él.

 

La vaquera

Con esta postura las tornas cambian, y es la mujer la que se coloca encima. El hombre se tumba, y ella se coloca sobre él. De esta forma, la mujer puede ajustar el movimiento y el ángulo de penetración para llegar al orgasmo. La penetración será más profunda si la mujer se sienta dándole la espalda a su pareja.

 

La carretilla

Otra de las mejores posturas sexuales para quedarse embarazada, pero que exige estar en buena forma física, es la carretilla. Esta postura facilita que el esperma llegue al cuello uterino. Consiste en que la mujer se coloque boca abajo y apoye las manos o los antebrazos en el borde de la cama. Entonces, el hombre le coge las piernas por detrás y se las levanta para poder penetrarla.

 

El trapecio

También requiere cierto grado de flexibilidad por parte de la mujer. ¿Quiere probarla? El hombre tiene que sentarse en el borde de la cama (o de un sillón), con las piernas abiertas. Entonces, la mujer se sienta sobre él, de frente. Cuando él la haya penetrado, la coge por las muñecas y ella se echa hacia atrás, hasta quedar totalmente estirada. En ese momento será él quien tenga que hacer el trabajo.

 

Indra

Volvemos a las posturas que no exigen demasiada fuerza física. La mujer se tumba de espaldas y dobla las rodillas contra su pecho. El hombre se arrodilla entre sus piernas y la penetra. Para que la inclinación sea la ideal para favorecer que el semen llegue al cuello del útero, ella puede colocar un cojín en la espalda. De esta forma elevará la pelvis.

 

Puede interesarte: