Las posturas de yoga ideales para cada trimestre de embarazo

Ahora que ya conoces los beneficios del yoga para embarazadas, te descubrimos las mejores posturas de yoga para que practiques durante los tres trimestres de tu embarazo. Relajación, fortalecimiento de la espalda y preparación para el parto son los 3 objetivos principales.

Las posturas de yoga ideales para cada trimestre de embarazo
La postura de la diosa te ayudará a tonificar la parte inferior y a abrir las caderas

Ahora que ya conoces los beneficios del yoga para embarazadas, te descubrimos las posturas de yoga ideales para que practiques durante los tres trimestres de tu embarazo.

 

Posturas de yoga durante el primer trimestre de embarazo


Durante los tres primeros meses los ejercicios estarán más enfocados a que aprendas a respirar correctamente y a relajarte. Las técnicas que aprendas te vendrán muy bien para los otros dos trimestres y para aliviar las náuseas características de esta etapa del embarazo. Las posturas de yoga recomendadas son aquellas suaves y relajadas.

 

1. Postura del molino (Chakki chalana)

Alivia el dolor de espalda, al mismo tiempo que tonifica los abdominales y los músculos de la pelvis.

 

 

2. Postura de giro de cintura (Kiti chakrasan)

Ayuda a tonificar las caderas, la espalda y la cintura. Alivia el estreñimiento y la tensión, tanto física como mental.

 

 

3. Postura en cuclillas (Utkatasana)

Fortalece la parte inferior del cuerpo, mientras que ayuda a estirar la parte superior de la espalda.

 

 

4. Postura de la paloma (Eka pada rajakapotasana)

Aumenta el flujo de sangre y fortalice la zona pélvica y la parte inferior de la espalda.

 

 

5. Postura de la rueda (Chakrasan)

Relaja los músculos de los glúteos y de la espalda. Te ayudará a tener más flexibilidad en la columna, el tórax, los brazos y los hombros.

 

Posturas de yoga durante el segundo trimestre de embarazo


En el segundo trimestre de embarazo, lo que se busca es frenar la ansiedad y fortalecer la espalda. Notarás que tu tripa ya ha empezado a crecer, que comienzan los dolores de espalda y que los pies empiezan a hincharse. Para aliviarte y conectarte con tu bebé, prueba las siguientes posturas:

 

1. Postura del gato (Bidilasana)

Es el calentamiento para estirar la columna. Te aliviará las molestias en la espalda.

 

 

2. Postura del triángulo (Trikonasa)

Estimula el flujo de sangre a la cabeza. Además, relajarás la espalda, los brazos, los hombros y las piernas. Por lo general ayuda a hacer mejor la digestión y alivia el estreñimiento.

 

 

3. Postura del guerrero (Virabhadrasana)

Fortalece los músculos de la espalda, abre la zona pélvica y tonifica la parte inferior del cuerpo. Ayuda a aliviar el dolor de espalda.

 

 

4. Postura de la rotación de la cadera (Shroni chakrasana)

Aumenta la flexibilidad en la zona de las caderas y de la pelvis, mientras que fortalece los gemelos y los músculos de los glúteos. Si tienes ciática, debes evitar esta postura de yoga.

 

 

5. Postura en cuclillas

 

Posturas de yoga durante el tercer trimestre de embarazo


Ya en el tercer trimestre, los ejercicios estarán orientados a que puedas dormir mejor y a prepararte para el parto.

 

1. Postura del muerto (Shavasana)

Se realiza al final de la sesión. Sirve para calmar la mente, relajar el cuerpo y liberar tensión en los hombros y el cuello. Es la principal postura de relajación en la tradición del yoga. También se utiliza para tratar el estrés y la ansiedad. Especialmente recomendada para quienes sufren presión arterial alta e insomnio.

 

 

2. Postura de la diosa (Utkata Konasana)

Te ayudará a tonificar la parte inferior del cuerpo y a abrir las caderas. Se suele realizar al final del calentamiento.

 

 

3. Postura del rayo (Vajrasana)

Mejora la digestión, así que puedes practicarla después de comer. Al mismo tiempo, fortalece los músculos pélvicos y alivia el dolor de espalda.

 

 

4. Postura de la paloma

 

 

5. Postura del guerrero

 

Antes de finalizar, recuerda que debes evitar todas aquellas posturas de yoga que compriman el vientre, las invertidas, las que requieran que te acuestes de espaldas o las que exijan que tengas que estirar en exceso la zona abdominal. En cuanto notes que te cansas demasiado, que te cuesta respirar o que te mareas, para.

 

Puede interesarte: