La importancia del peso del bebé al nacer

El peso del bebé al nacer es importante, ya que puede estar por encima o por debajo de la media, lo que puede conllevar algunos problemas.

La importancia del peso del bebé al nacer
El percentil ayuda a situar al bebé con respecto a otros de su misma edad

El peso del bebé al nacer es aquel que se le toma justo después de haber nacido. Dependiendo de cual sea, puede dar unas informaciones u otras sobre el estado y la salud del bebé. Por ello, tras pesarle y medirle, se compara su cifra con aquellas consideradas normales.

Se considera normal que el bebé pese entre 2 kilos y medio, y 4 kilos. Pero no todos los bebés nacen con el peso indicado, algunos nacen por debajo de la media, y otros nacen con sobrepeso.

Los bebés que nacen con un peso inferior a la media pertenecen a dos categorías:

  • Bebés prematuros: Nacen antes de las 37 semanas y, en la mayor parte de los casos, el bajo peso está ligado a la menor duración del embarazo.
  • Bebés de término: Han nacido cuando debían, pero por algunas cuestiones (problemas maternos, placentarios o del propio bebé) no han crecido lo suficiente.

 

Los bebés que nacen con un peso superior a 4 kilos se observan en casos en los que la madre tiene una talla alta, diabetes no controlada, o raramente, en casos de enfermedad del bebé.

El bebé que nace con un peso por encima o por debajo de la media puede desarrollarse de manera normal, pero también puede ser signo de algún problema mayor de salud. Por este motivo, el peso del bebé al nacer es importante, y en cualquiera de los casos, se deberán seguir las indicaciones médicas.

 

¿Por qué es importante el peso del bebé al nacer?


Importancia del peso del bebé al nacer

Los bebés que nacen con un peso más cercano a los valores altos o bajos, son considerados como grandes o como pequeños.

 

Casos en los que el peso del bebé al nacer es mayor al de la media

Es normal asociar a los bebés grandes con una buena salud, ya que puede dar la sensación de que cuanto más grande es el bebé, más sano está. No obstante, se debe prestar atención a los niveles de azúcar en sangre durante las primeras horas de vida, ya que pueden tener problemas a la hora de regularlos, y tienen más riesgo de padecer hipoglucemias.

Si no hay ningún problema importante de salud, en un principio, el bebé grande deberá llevar a cabo la lactancia materna, que seguirá los mismos patrones que en los bebés que han nacido con un peso normal.

 

Casos en los que el peso del bebé al nacer es menor al de la media

Si el bebé es pequeño, debe prestarse atención a varios factores durante sus primeras horas de vida, ya que puede representar algunos riesgos:

  • Problemas para regular su propia temperatura, por lo que se deberá vigilar.
  • Problemas de hipoglicemia, es decir, bajos niveles de glucosa en sangre.
  • Problemas para comer, por lo que se prestará atención a su alimentación.
  • Problemas de hipocalcemia, es decir, nivel bajo de calcio en la sangre.

 

La lactancia materna será la primera elección para los bebés con un bajo peso controlado, y que no supone ningún riesgo para el bebé. Esto se debe a que la tolerancia es mejor, y contiene los nutrientes necesarios para alimentarle.

En los casos en los que el bebé tiene un peso muy bajo, es decir, menor a 1 kilo y medio, la leche materna no será suficiente y deberá ser modificada.

 

Si tu bebé tiene el alta médica, significará que todo apunta a un buen desarrollo. No obstante, pasados unos días, tendrá su primera visita con el o la pediatra, donde volverá a ser pesado y medido para comprobar que todo está bien. En caso de que no sea así, se valorará si existe algún problema de salud o de alimentación.

 

Puede interesarte: