¿Cuáles son los permisos laborales para madres?

Los permisos laborales para madres son varios. Empiezan, incluso, antes de que el bebé nazca y pueden alargarse hasta que su hijo haya cumplido los 18 años.

¿Cuáles son los permisos laborales para madres?
Pueden ser por maternidad, lactancia o cuidado de menores

Los permisos laborales para madres empiezan durante el embarazo, si así lo considera el médico, y se alargan tras el parto.

Las causas por las que una mamá puede ausentarse de su puesto de trabajo y solicitar un permiso laboral son varias. De todas ellas hablaremos en este artículo.

 

Permisos laborales para madres


Permisos laborales para madres

1. Permiso de maternidad

El primero de los permisos laborales para madres es el de nacimiento o adopción, que puede alargarse hasta 16 semanas. Pueden cogerse de diferentes formas:

  • Todo junto, inmediatamente después de dar a luz.
  • 10 semanas antes del nacimiento y otras 6 semanas seguidas después del parto.
  • 6 semanas seguidas después del parto y las otras 10 a tiempo parcial. Es decir, que la madre trabajaría media jornada durante 20 semanas.
  • Coger las 6 semanas de descanso obligatorio después del parto y ceder las otras 10 semanas al padre.

 

Si el parto es múltiple, el permiso por maternidad se amplía en dos semanas más por cada hijo, a partir del segundo.

Después de la baja maternal, las trabajadoras pueden disfrutar de sus vacaciones si no las hubieran cogido ya.

Este permiso de maternidad es con cargo a la Seguridad Social. La madre tiene derecho a cobrar el 100% de la base de cotización que tuviese el mes anterior al nacimiento, adopción o acogimiento del hijo.

En el caso de las mujeres autónomas, cobrarán el 100% de la base reguladora. Si estuviesen pagando la cuota mínima, recibirían unos 850 euros de prestación. También recibirán una bonificación íntegra de la cuota de autónomos y de las cuotas de la Seguridad Social si contratan a una persona para que las sustituya durante la baja.

Para poder pedir este permiso, la trabajadora debe cumplir unos requisitos en función de su edad:

  • Menores de 21 años. No se exige período de cotización.
  • Entre 21 y 26 años. Haber cotizado un mínimo de 90 días durante los 7 años inmediatamente anteriores a la fecha de inicio del período del permiso o 180 días a lo largo de su vida laboral.
  • Mayores de 26 años. Haber cotizado al menos 180 días durante los 7 años inmediatamente anteriores a la fecha de inicio del período del permiso. Como alternativa, vale con tener 360 días cotizados antes de esa fecha.

 

Cuando la madre no reúna los requisitos de cotización mínimos, podrá solicitar el subsidio no contributivo por maternidad. La cuantía a percibir se corresponderá con el 100% del IPREM, que para el año 2018 se sitúa en 17.75 euros diarios (532,51 euros mensuales) con carácter general.

 

2. Permiso por parto prematuro

En caso de que el parto sea prematuro y el bebé necesite quedar ingresado en el hospital, la baja por maternidad puede prolongarse hasta 13 semanas más (en función del tiempo que pase el recién nacido ingresado). Esto quiere decir que la mamá puede disfrutar de un permiso de hasta 29 semanas.

Otra opción es disfrutar de las 6 semanas de descanso obligatorio tras el parto y posponer las otras 10 para poder cuidar del bebé prematuro cuando salga del hospital. Durante el tiempo que el niño permanezca ingresado, tiene derecho a un permiso retribuido de dos horas al día.

 

3. Permiso de lactancia

El permiso de lactancia es otro de los permisos laborales para madres al que puedes tener derecho para alimentar al bebé hasta que haya cumplido los 9 meses. Para ello tienen varias opciones:

  • Ausentarse una hora diaria del trabajo cada día, ya sea de forma seguida o en dos períodos de 30 minutos.
  • Entrar media hora después al trabajo o salir media hora antes.
  • Acumularlo en jornadas completas. Vienen a ser unos 15 días que pueden sumar a la baja por maternidad.

En los partos múltiples, la duración del permiso se incrementará una hora más por niño a partir del segundo.

 

4. Reducción de jornada

Hasta que el niño haya cumplido los 12 años, todos los progenitores tienen derecho a pedir una reducción de jornada por cuidado de hijos. Eso quiere decir que pueden pedirlo tanto las mamás como los papás.

Según recoge el Estatuto de los Trabajadores, dicha disminución va desde un octavo hasta la mitad de la jornada laboral. Lo malo es que la reducción de jornada implica una reducción del salario equivalente al número de horas pedidas. El porcentaje oscila entre el 12,5% y un máximo del 50%.

 

5. Excedencia

Hasta que los hijos hayan cumplido los 3 años, las mamás pueden pedir un período de excedencia. Pero hay que dejar claro que solo durante el primer año podrán volver a su puesto de trabajo original. Después, solo tienen asegurada la categoría, no el mismo puesto de trabajo. Durante este tiempo no cobrarán su sueldo, pero en los dos primeros años seguirán cotizando a la Seguridad Social.

 

6. Permiso por hospitalización

Otro de los permisos laborales para madres al que puedes optar en caso de que un hijo tenga que ser hospitalizado, sufra un accidente, una intervención quirúrgica o una enfermedad grave. Las madres tienen derecho a disfrutar de dos días libres si no necesitan desplazarse. Cuando haya desplazamiento, el permiso son 4 días.

Las madres y padres también pueden pedir una reducción de la jornada laboral para cuidar a un hijo menor de edad afectado de una enfermedad grave, durante la hospitalización y el tratamiento. Al reducir la jornada, se reducirá el salario, pero pueden pedir una prestación económica a la Seguridad Social.

 

Puede interesarte: