Pautas, ingredientes y elaboración de las papillas de verduras

Aprende a elaborar las papillas de verduras para tus hijos. Puedes empezar por echar solo patata y zanahoria.

Pautas, ingredientes y elaboración de las papillas de verduras
Es mejor esperar hasta los 2 años para incorporar acelgas, espinacas o alcachofas

Dependiendo del pediatra y del niño, los primeros purés que se le da a un bebé pueden ser las papillas de verduras. Enfrentarnos a esta nueva etapa puede darnos un poco de miedo, pero en cuanto hagamos la primera papilla todo irá rodado.

 

¿Qué ingredientes puedo utilizar para las papillas de verduras?


Papillas de verduras

En cuanto al tipo de verduras, debemos hacer caso al listado de alimentos que nos dará el pediatra. Pero por regla general el orden es más o menos el siguiente:

  • A partir de los 6 meses: Para empezar echaremos solo zanahoria y patata. Su sabor es dulce y la textura muy agradable. Progresivamente, podemos ir añadiendo judías verdes, calabaza, calabacín y puerro (solo la parte blanca). Iremos incorporando cada nuevo ingrediente por separado, por si pudiera provocar alguna intolerancia en el bebé.
  • A partir de los 7 meses: Podemos agregar un poco de carne a las papillas de verduras. A mí me mandaron antes la carne de pollo (sin piel) que la de ternera, pero puede que tu pediatra te diga otra cosa. La carne es fundamental para enriquecer las reservas de hierro del bebé, pero comienza con una pequeña cantidad (10 o 20 gramos al día es suficiente).
  • A los 11 meses: Podemos empezar a preparar papillas de verduras con pescado blanco (entre 30 y 40 gramos al día). Le quitaremos toda la piel y desmenuzaremos con las manos una vez cocido para asegurarnos de que no queden espinas.
  • A partir del año: Si tu pediatra te lo indicia ya puedes añadir tomate, ajo, remolachas, espárragos, algunas verduras de hojas verde e incluso huevo cocido. Para entonces seguro que ya ha empezado a consumir otras carnes aparte de pollo, pavo y ternera. Es el momento indicado para sofreír las verduras antes de echar el agua.
  • A partir de los 2 años: Espera hasta entonces para hacer las papillas de verduras con las variedades que contengan muchos nitratos, como las acelgas, las espinacas, las alcachofas, las coles o los nabos.

 

Consejos para elaborar las papillas de verduras


Una vez que tengas claro qué ingredientes puedes utilizar, conviene saber algunas pautas:

  • Prioriza las verduras frescas a las congeladas. Si tienes poco tiempo y te vienen mejor los congelados, prepara tú misma pequeñas porciones con diferentes verduras frescas. Solo tienes que lavarlas, cortarlas y darles un pequeño hervor. Así estarán listas para meterlas en el congelador y tenerlas siempre a mano.
  • Para que no pierdan las vitaminas hay que cocerlas con poca agua o, mejor aún, hacerlas al vapor.
  • No añadas sal porque muchos alimentos ya contienen sodio.
  • El aceite de oliva échalo en crudo, después de triturar la papilla, porque así conservará mejor sus propiedades.
  • Con respecto a la carne que añadas a la verdura, no utilices sesos ni vísceras.
  • Si vamos a utilizar carne en las papillas de verduras, lo mejor es dársela solo una vez al día, mejor si es a la hora de la comida.
  • Cuando las papillas de verduras lleven carne, después de hacer el puré en la batidora lo pasaremos por el pasapurés para evitar que quede alguna hebra con la que el bebé pueda atragantarse.

 

Receta de papillas de verduras completo


Papillas de verduras

A continuación daremos una receta de puré de verduras con pollo que puede servir para toda la familia En esta ocasión vamos a utilizar varios ingredientes, pero puedes quitar alguno en función de la edad o los gustos de tu bebé. El pollo puedes sustituirlo por otro tipo de carne o incluso por pescado blanco llegado el momento.

– Ingredientes –

Para nuestra papilla de verduras completa necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 3 patatas medianas
  • Un puñado de judías verdes
  • 1 tomate
  • 1 cebolla
  • 1/2 zanahoria
  • 1/2 calabacín
  • 1 pechuga de pollo sin piel en trocitos (podemos sustituirlo por un muslo y contramuslo sin piel ni huesos)
  • 1 cuchara de aceite de oliva

 

– Preparación –

La preparación es tan simple como lavar, pelar y picar las verduras (a las judías verdes también les quitaremos las hebras), y ponerlas todas a hervir junto con el pollo, sin sal ni aceite.

Transcurridos 20 minutos colamos y echamos en el vaso de la batidora. Vamos incorporando caldo de la cocción según vayamos necesitando hasta conseguir la textura buscada. Cuando temple un poco, añadimos el aceite de oliva.

 

Puede interesarte: