¿Qué es la otitis y cuáles son sus síntomas?

Una de las causas más frecuentes por las que llevamos a nuestros pequeños al médico son las infecciones de oído. Te contamos todo acerca de la otitis.

¿Qué es la otitis y cuáles son sus síntomas?
La infección de oídos puede ser muy dolorosa

El tipo de infección de oído más frecuente se denomina otitis media, y su causa principal es la infección e inflamación del oído medio, que se sitúa justo detrás del tímpano.

Pero también puede darse otro tipo de otitis de mayor gravedad, siendo una infección aguda del oído que se extiende rápidamente y produce gran dolor.

Por otro lado, si se padecen infecciones durante un largo tiempo, o estas aparecen y desaparecen de forma regular, estaríamos hablando de infecciones crónicas del oído.

 

¿Qué saber acerca de la otitis?


Otitis

Pese a que existen diferentes tipos, la otitis media es la más común. En ella, como consecuencia de una inflamación, aparece un líquido (llamado exudado) en la cavidad del oído medio, es decir, detrás del tímpano.

Así, la otitis media se produce en el momento en que el canal que conecta la zona media del oído con la garganta, trompa de Eustaquio, se tapona por distintos motivos. La función de esta trompa es drenar el líquido producido en el oído medio, por lo tanto, si está obstruido, el líquido se acumula y se produce una infección.

Durante la infancia, la otitis es una de las enfermedades por la que más se acude a la consulta de pediatría, ya que las trompas de Eustaquio de los niños y niñas se obstruyen más fácilmente.

 

Causas de la otitis

Como decíamos existen varios factores por los que puede inflamarse o bloquearse la trompa de Eustaquio. Algunos de ellos:

  • Resfriados o sinusitis.
  • Distintas alergias.
  • Un exceso de saliva y de moco como resultado de la dentición.
  • El humo del tabaco.
  • Infección o agrandamiento del tejido linfático situado en la parte superior de la garganta.

 

Los niños y niñas que pasan mucho tiempo bebiendo de una botella o un vaso tomando sorbitos pequeños mientras están acostados boca arriba, pueden ser más propensos a infecciones de oído.

Por otro lado, las infecciones agudas del oído se dan más frecuentemente en el invierno. Si bien una otitis no puede contagiarse, un resfriado si puede extenderse entre los niños y niñas, y puede ser detonante de infecciones en el oído.

Algunos factores de riesgo en este sentido serían:

  • Cambios en el clima o en la altitud.
  • Clima frío.
  • Estar en la guardería.
  • Tener antecedentes de infección de oído.
  • El uso de biberones.
  • Haber tenido una infección de oído recientemente.
  • No haber sido amamantado.
  • Sistema inmunológico debilitado.

 

Síntomas de la otitis

Si tus hijos o hijas están sufriendo dolores de oído, en el caso de los bebés, la señal principal que te hará pensar en otitis será su llanto inconsolable e irritabilidad. Además, muchos bebés, niños y niñas con otitis aguda tienen problemas para dormir, fiebre o rechazan comer.

Existen más síntomas de infección aguda del oído que abarcan tanto a pequeños como a adultos:

  • Dolor de oídos acompañado o no de supuración.
  • Vómitos.
  • Tener sensación de malestar general.
  • Diarrea.
  • Padecer hipoacusia, es decir, incapacidad parcial o total de escuchar sonidos por un oído o por ambos.

 

Uno de los momentos más propicios para que aparezca la otitis es después de haber tenido un resfriado. Pon atención si se da la aparición de secreción súbita de un líquido verde o amarillo del oído, ya que puede significar que se ha roto el tímpano.

Ante cualquiera de estos síntomas, que se presente durante unas 24 horas, lo más apropiado será acudir a una consulta médica. Allí, el personal médico se encargará de valorar la situación examinando el interior del oído con un otoscopio, y podrá llevar a cabo tanto un diagnóstico como un tratamiento adecuado.

Si existen antecedentes de infecciones en el oído, puede que el profesional de la salud le recomiende una audiometría.

 

Puede interesarte: