Mitos sobre el embarazo: conoce los más comunes

Existen mitos sobre todos los temas, por lo tanto, ¿cómo no iba a haber mitos sobre el embarazo? Seguro que has escuchado varios, y es posible que te hayas sentido confusa pensando si sería verdad o no. ¡Echa un ojo a los mitos más frecuentes y es posible que aclares algunas de tus dudas!

Mitos sobre el embarazo: conoce los más comunes
Existen multitud de mitos acerca del embarazo, ¡reconócelos!

Durante el periodo de gestación, es muy normal escuchar diferentes visiones, afirmaciones y consejos que pueden ser ciertos, pero que también pueden estar errados, basados en leyendas y carentes de cualquier base científica. Te contamos algunos mitos sobre el embarazo que pueden aclarar todas tus dudas.

Según pasen los meses y más personas conozcan tu estado, más serán las opiniones al respecto. Puede haber comentarios y consejos útiles, pero debes saber filtrar los que son inapropiados e incorrectos.

Es importante que no te tomes al pie de la letra todo lo que escuchas, y si desconfías de algo de lo que te han contado, o tienes dudas sobre ello, no dudes en contrastar la información o consultar con tu médico o ginecólogo.

 

6 mitos sobre el embarazo


Los mitos sobre el embarazo pueden ser múltiples y diversos, nosotros te presentamos algunos de los más frecuentes y que es posible que hayas escuchado en algún momento de tu embarazo.

 

1. Relaciones sexuales

Mitos sobre el embarazo
Es posible que haya llegado a tus oídos que mantener relaciones sexuales puede hacer daño o perjudicar al bebé. En el caso de que tu embarazo haya sido tipificado como de “alto riesgo” este mito puede tener sentido. En cambio, si tu embarazo es normal, no es necesario que acabes con tu vida sexual. De todas formas, consulta con tu médico si tienes dudas de que exista algún riesgo y sobre qué posiciones pueden ser más cómodas.

 

 

2. Comer por dos

Mitos sobre el embarazo

Debes saber que no se trata de consumir calorías en exceso, sino más bien de poner atención a la calidad y a la cantidad de nutrientes que tu bebé necesitará para desarrollarse adecuadamente durante el embarazo.

Piensa que durante todo el proceso de gestación únicamente debes aumentar tu peso entre 9 y 14 kilos. Es recomendable que consultes con tu médico sobre las necesidades nutricionales en el embarazo y cómo llevar un control de tu peso en cada trimestre.

 

 

3. Ejercicio

Mitos sobre el embarazo

Si has escuchado que durante el embarazo no se puede hacer ejercicio, debes saber que es una afirmación errónea. El ejercicio para embarazadas suave y moderado es recomendado, ya que es bueno para ayudarte a aliviar algunas molestias desencadenadas por el embarazo, a mantenerte en forma, a favorecer la llegada de sangre al útero, e incluso te ayudará de cara al parto.

 

 

4. Contraindicación de las medicinas

Mitos sobre el embarazo

Otro de los mitos sobre el embarazo es que no puedes tomar ningún tipo de medicación. Aclaramos que lo que no debes hacer nunca es prescribirte tú misma los medicamentos o automedicarte.

Es importante que consultes con tu médico antes de tomar cualquier medicina, pero eso no implica que no puedas tomarlas. Será él o ella quien te indique qué será lo más apropiado.

 

 

5. Comida picante

Mitos sobre el embarazo

El siguiente de los mitos sobre el embarazo es que la comida picante puede provocarte el parto. Es importante que sepas que, además de que no existe ningún estudio que respalde este mito, no hay unión entre el útero y el estómago. ¡Si te gusta el picante, te apetece comerlo y no tienes problemas en hacer la digestión, no te preocupes por este tema!

 

 

6. Antojos

Mitos sobre el embarazo

Son comunes las afirmaciones sobre que no satisfacer un antojo puede provocar marcas de nacimiento en el bebé. Es normal tener deseos incontenibles o antojos a lo largo del embarazo, pero no existe ninguna base científica que asocie su insatisfacción con la aparición de manchas en el bebé.

Si tu bebé nace con alguna mancha, no tendrá nada que ver con antojos insatisfechos. Además, estas manchas pueden desaparecer con el tiempo.

 

Si después de esto aún te has quedado con algún tema sin resolver, no dudes en pedir una cita con tu médico que se encargará de responder a todas tus preguntas.

 

Puede interesarte: