Matrona: una figura fundamental del embarazo

La matrona es una figura fundamental durante el embarazo y el parto. En este artículo te mostramos algunas de sus funciones.

Matrona: una figura fundamental del embarazo
Un apoyo durante el embarazo y el parto

Si estás embarazada hay muchos profesionales sanitarios que te acompañarán durante el proceso. Uno de estos profesionales es la matrona. En este artículo vamos a conocer un poco más sobre esta figura y cuál es su función durante el embarazo, parto y postparto.

 

¿Para qué sirve una matrona?


La figura de la matrona está presente tanto en la atención primaria, principalmente en centros de salud y en la atención especializada, en hospitales. Este grupo profesional se centrará en proporcionar a la futura mamá los cuidados y la atención necesaria desde el momento de la concepción hasta que termina el puerperio.

Las visitas que una mujer embarazada debe realizar a la matrona a lo largo de toda la gestación depende de la organización de cada centro de salud. Pero su función principal es vigilar la evolución del embarazo y realizar todas las pruebas necesarias para asegurarse del bienestar de la madre y del bebé.

 

Principales funciones de la matrona


Matrona

  • Aconsejar a la madre sobre los hábitos de vida más recomendables durante su embarazo.
  • Aliviar las molestias que la mujer pueda sentir durante la gestación.
  • Informar y realizar sobre las pruebas que tendrá que realizarse la madre.
  • Informar sobre los controles de desarrollo del bebé.
  • En el momento del parto, la matrona atenderá a la madre durante el periodo de dilatación.
  • Generalmente, atiende a la madre durante el periodo expulsivo y el alumbramiento.
  • Una vez que el bebé ha nacido, se asegurará que el postparto vaya bien.
  • A partir de ese momento, la matrona te aconsejará y asesorará en las cuestiones más importantes de esta nueva etapa.

 

Matrona: un nombre femenino que también engloba a los hombres


Cuando pensamos en matrona pensamos generalmente en una mujer. Esta profesión es una de las más antiguas, puesto que las mujeres siempre fueron asistidas por alguien en el momento del parto. Pero desde hace ya bastantes años existe la figura del matrón. Por ello, esta profesión no es un territorio exclusivo de mujeres, puesto que cada día son más los hombres que escogen hacer de esta su profesión.

La que diferencia a una matrona de un ginecólogo es que, a pesar de contar con formación profesional avalada por una institución de salud que le permite ayudar a una mujer embarazada a dar a luz, la matrona no cuenta con formación en medicina.

Un ginecólogo es un médico especialista en la salud del sistema reproductor femenino. Por ello, en el caso de que haya complicaciones durante el parto, la matrona deberá avisar al ginecólogo.

 

Como hemos contado a lo largo de este artículo, el papel de las matronas es el de ayudar, apoyar y asistir a la mujer durante el periodo del embarazo, el parto y el postparto. Esta figura profesional controlará la evolución y resolverá todas las dudas que puedan surgirle a una madre primeriza.

 

Puede interesarte: