Descubre qué es la inseminación artificial

La inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida muy ussada en casos de problemas de fertilidad. Aprende más sobre ella.

Descubre qué es la inseminación artificial
Una de las técnicas de reproducción asistida más utilizadas

Una de las técnicas que usa la medicina reproductiva en el momento en que hay un problema de fertilidad es la inseminación artificial (IA).

Grosso modo, esta técnica consiste en colocar una muestra de semen, preparada en un laboratorio, en el útero de la mujer. El fin de este proceso es aumentar el potencial de los espermatozoides y las posibilidades de que el óvulo sea fecundado. De este modo, las probabilidades de tener un embarazo aumentan, ya que se acorta la distancia que separa al espermatozoide del óvulo.

Dependiendo del origen del semen que se vaya a usar, se distinguen dos tipos de inseminación:

  • Inseminación artificial homóloga o conyugal, cuando el semen utilizado es de la pareja. En este caso la probabilidad de embarazo está entre el 15% y el 25%.
  • Inseminación artificial heteróloga o de donante, cuando el semen usado pertenece a un banco de esperma. La probabilidad de éxito es de entre el 20% y el 30%.

 

Dicho esto, vamos a conocer más de cerca este método de reproducción asistida.

 

¿En qué consiste el proceso de inseminación artificial?


Inseminación artificial

Durante el periodo de ovulación de la mujer, controlada por una ecografía, se introduce transvaginalmente una cánula en la cavidad del útero. De este modo, el óvulo es fecundado en las trompas de Falopio, exactamente igual que durante un embarazo natural. Lo único que cambia es la forma en que el esperma es introducido en el órgano reproductor femenino y que este ha sido seleccionado previamente.

Durante el proceso, es normal que la paciente tome medicación hormonal, así se estimulará el crecimiento folicular y, por tanto, aumentarán las probabilidades de embarazo.

 

¿Cuándo se recomienda?

La inseminación artificial es recomendada cuando, en parejas de diferente sexo, existen dificultades para que los espermatozoides lleguen al útero.

Estas dificultades puede ser mala calidad del semen, la impotencia, etc. Otros motivos pueden ser alteraciones anatómicas o funcionales del cuello uterino, esterilidad de origen desconocido o disfunciones ovulatorias.

 

Tratamiento de inseminación artificial

Como habíamos comentado, se trata de un proceso de inseminación, por lo que se llevan a cabo unos pasos específicos:

  • Estimulación ovárica: Se trata de estimular de algún modo la producción ovárica, para lo que se administran bajas dosis de hormonas. También se llevan a cabo controles de manera periódica para valorar el desarrollo folicular.
  • Inducción de la ovulación: Cuando en un control se percibe que uno o dos folículos han llegado a su desarrollo óptimo, es decir 18 mm de diámetro, se desata la ovulación y se debe programar la inseminación.
  • Capacitación del semen: En este momento comienza el proceso para preparar la muestra de semen, para que esté aglutinada en espermatozoides móviles y no incluya ni plasma seminal ni otros tipos celulares.
  • Inseminación: Cuando la mujer se encuentra en el momento de la ovulación, se coloca una pequeña muestra de semen en el útero con una cánula. En este proceso no es necesaria la anestesia.
  • Apoyo de la fase lútea: Para favorecer la creación del embrión en el endometrio y que se lleve a cabo el embarazo con éxito, se administra progesterona vía vaginal u oral.

 

Requisitos básicos

Se necesitan unos requisitos mínimos para poder llevar a cabo la inseminación artificial:

  • Se debe comprobar la permeabilidad tubárica de la mujer. Para ello, existen varias técnicas, como son la laparoscopia o la histerosalpingografía, mediante las cuales se puede observar la funcionalidad de las trompas de Falopio. Esto es imprescindible porque es ahí donde se da la fecundación.
  • Es preciso que se descarte cualquier riesgo de infección como puede ser el VIH, la sífilis o la hepatitis B o C. Así se garantiza que no habrá ningún riesgo de contagiar a la pareja o al bebé.
  • Es importante la calidad del semen tanto si es de la pareja como si es de un donante. Es necesario un Recuento de Espermatozoides Móviles (REM) que esté por encima de los 3 millones de espermatozoides progresivos posterior a la capacitación.

 

Puede interesarte: