Infertilidad femenina: ¿qué es y cuáles son sus causas?

En la infertilidad femenina se consigue el embarazo pero se hace imposible finalizar todo el proceso de gestación y tener un bebé sano. Te explicamos en qué consiste.

Infertilidad femenina: ¿qué es y cuáles son sus causas?
Hay varios factores que pueden afectar en la infertilidad

Actualmente, aproximadamente 800.000 parejas en España tienen problemas de infertilidad. Las causas pueden ser debidas a la infertilidad femenina (30%), a la infertilidad masculina (30%), a ambos casos, o incluso la causa puede no tener explicación.

Las causas de la infertilidad femenina pueden ser las siguientes: endometriosis, obstrucciones o lesiones en las trompas de Falopio, problemas ovulatorios y anomalías cervicales y uterinas.

 

¿Qué es la infertilidad femenina y a qué se debe?


Infertilidad femenina

Es importante aclarar que en la infertilidad femenina se puede producir la fusión entre un óvulo y un espermatozoide dando lugar a un embrión, pero éste no es capaz de continuar con el desarrollo de forma correcta hasta el final, es decir, hasta el momento del parto.

En este sentido, podríamos decir que la infertilidad femenina es la incapacidad para conseguir finalizar de manera completa la gestación, y por lo tanto, tener un bebé saludable.

Se dan diferentes situaciones y factores que propician estos problemas y obstáculos para que el óvulo fecundado se fije correctamente y se cumpla el objetivo principal:

  • Malformaciones congénitas (es decir “de nacimiento”) en el aparato reproductor.
  • Taponamiento u obstrucción de las trompas de Falopio.
  • Síndrome antifosfolipídico (un trastorno sanguíneo) y otras enfermedades autoinmunes.
  • Cambios en el equilibrio hormonal.
  • Obesidad.
  • Endometrosis.
  • Ovarios poliquísticos.
  • Enfermedades de la tiroides.
  • Problemas de tabaquismo o alcoholismo.
  • Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).
  • Edad avanzada.
  • Diferentes cánceres como son el de ovario, de útero o de cuello uterino.
  • Haber recibido un tratamiento de oncología.
  • Trastornos de la coagulación.
  • Enfermedades genéticas.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Enfermedades que se han dado después del último parto como pueden ser: problemas de tiroides, diabetes o hiperprolactemia.
  • Pólipos o miomas en el cuello uterino o en el útero.

 

Además, podríamos hacer otra división teniendo en cuenta los factores que influyen en la infertilidad femenina:

 

Factores relacionados con el ovario

  • Anovulación, es decir, el cese espontáneo o provocado de la ovulación.
  • Síndrome de ovarios poliquísticos.
  • Menopausia prematura.
  • Disfunción luteal.
  • Disminución en la reserva ovárica.
  • Cáncer ovárico.
  • Síndrome de Turner. Se trata de un trastorno genético que perjudica el desarrollo de las niñas. Es causado por un cromosoma X que está ausente o incompleto y provoca un mal funcionamiento de los ovarios.

 

Factores que tienen que ver con la vagina

  • Obstrucción vaginal.
  • Vaginismo.

 

Factores ectópicos

  • Adhesión pélvica.
  • Endometriosis.
  • Disfunción ectópica.
  • Oclusión ectópica.
  • Enfermedad inflamatoria de la pelvis, que normalmente tiene su causa en la clamidia.

 

Factor cérvico

  • Anticuerpos de antiesperma.
  • Estenosis cervical.
  • Mucosa cervical no receptiva.

 

Factores relacionados con el útero

  • Fibromas uterinos como el leiomioma.
  • Malformaciones en el útero.
  • Síndrome de Asherman.

 

Factores relacionados con la genética

  • Algunas condiciones que tienen que ver con la intersexualidad, como puede ser la insensibilidad a los andrógenos (hormonas sexuales masculinas que responden a la androsterona, testosterona y androstenediona).

 

 

Además de estos motivos que pueden llevar a la infertilidad femenina, se dan otras causas que afectan directamente al embrión y la capacidad que este puede tener para desarrollarse y evolucionar. Podríamos decir que las más importantes son:

  • Fallo de implantación: Se trata de la alteración que impide que el embarazo se desarrolle de manera prematura, ya que el embrión no tiene la capacidad de implantarse en el endometrio uterino.
  • Aborto: En este caso, la gestación para en etapas más avanzadas del desarrollo fetal o embrionario, por lo que se da un aborto.

 

En la actualidad, existen diferentes tratamientos de reproducción asistida como son la Fecundación In Vitro (FIV) convencional o por inyección intracitoplasmática de espermatozoides, o la inseminación artificial, que ayudan y permiten que una gran cantidad de parejas consigan tener hijos e hijas a pesar de sufrir algún problema relacionado con la fertilidad.

 

Puede interesarte: