¿Puedo seguir dando el pecho si cojo gripe en la lactancia?

En los casos de gripe en la lactancia no hay que interrumpirla. Es recomendable seguir amamantando al bebé para pasarle los anticuerpos del virus y protegerlo.

¿Puedo seguir dando el pecho si cojo gripe en la lactancia?
El virus de la gripe no se transmite a través de la leche materna

Uno de los temores de las mamás cuando le están dando el pecho a sus bebés es ponerse malas. Entre los casos más comunes que se dan habitualmente está el de una madre que coge gripe en la lactancia y acude al médico porque no sabe qué hacer.

¿Si cojo al bebé lo voy a contagiar? ¿Si le doy el pecho el virus pasará a través de la leche? ¿Los medicamentos que tome van a producir a mi hijo efectos secundarios? Son preguntas muy frecuentes. Y casi siempre la respuesta es la misma: en los casos de gripe en la lactancia no hay motivo para interrumpirla.

Lo más recomendable es seguir amamantando al bebé por tres razones fundamentalmente:

1. El virus de la gripe no se transmite a través de la leche materna.

2. Cuando una mujer lactante coge gripe, su organismo genera anticuerpos que pasan al bebé y lo protegen. Por tanto, si la madre interrumpe la lactancia, aumenta el riesgo de contagio del pequeño.

3. En caso de que el bebé ya esté infectado, la leche materna le vendrá bien porque llevará anticuerpos que le ayudarán a luchar contra el virus.

 

Gripe en la lactancia: ¿puedo tomar medicamentos?


Gripe en la lactancia

Si te encuentras en esta situación y el médico te receta medicamentos, tampoco debes preocuparte demasiado. Lo más seguro es que te dé antivirales que sean compatibles con la lactancia. Lo que puedes hacer es tomarlos de tal forma que el pico máximo del medicamento en sangre (entre media hora y dos horas después de la ingestión) no coincida con las tomas.

En este punto vamos a aprovechar para recordarte que hay muchos medicamentos que puedes tomar con seguridad cuando estás amamantando. Entre ellos: antibióticos (penicilina, cefalosporinas, eritromicina, antituberculosos, etc.), paracetamol, ibuprofeno, codeína, algunos antihistamínicos (prometazina, loratadina, dexclorfeniramina, cetirizina…), inhaladores nasales de corticoides, inhaladores para el asma (salbutamol, terbutalina, corticoides o ipratropio), diuréticos (tiazidas o furosemida), antiácidos, Omeprazol, así como varios medicamentos para la epilepsia (arbamazepina, ácido valproico o fenitoína), la hipertensión (propanolol o enalapril), la depresión (paroxetina, sertralina, imipramina, nortriptilina o dotiepina) o las úlceras (ranitidina o famotidina).

En esta guía publicada por la Asociación Española de Pediatría puedes ver todos los medicamentos compatibles con la lactancia.

También puedes tomar remedios naturales que te ayuden a aliviar los síntomas de la gripe. No pasa nada porque hagas vahos con aceites esenciales, tomar infusiones de hierbas, tomillo o eucalipto o aliviar el dolor de garganta con miel.

 

Gripe en la lactancia: precauciones


No obstante, que no debas interrumpir la lactancia no significa que no puedas tomar precauciones. Algunos consejos:

  • Lávate las manos con frecuencia, con agua templada y jabón. Sobre todo, antes de coger al bebé y de darle el pecho. En su defecto, utiliza un gel antibacteriano.
  • Cubre la boca y la nariz con el codo cuando tosas o estornudes (no utilices la mano, porque luego puedes tocar algo y dejar ahí los gérmenes). A ser posible, aléjate del bebé cuando veas que vas a toser o estornudar.
  • Utiliza pañuelos de papel y deséchalos en cuanto los utilices.
  • Limpia bien las superficies que toques, sobre todo las de la cocina, así como los interruptores de la luz y las manillas de la puerta.
  • Ventila las habitaciones con frecuencia.
  • Para secarte las manos, utiliza papel de cocina o una toalla que solo utilices tú.
  • Puedes ponerte mascarilla.

 

Gripe en la lactancia con bebés prematuros


Caso aparte es que el bebé sea recién nacido, prematuro o tenga alguna enfermedad. Entonces, puede que el médico te recomiende evitar la lactancia directa. Puedes sacarte la leche, pero es mejor que otra persona se la dé para prevenir un posible contagio.

 

Puede interesarte: