Síntomas y tratamiento de la gripe en bebés y niños

Mocos, tos, malestar, fiebre… La gripe en bebés y niños suele venir acompañada de esos síntomas. Cuanto más pequeños son, más cuesta que los padres podamos distinguir entre una gripe o cualquier otro virus. Cuando son algo más mayores ya dan algunas pistas, como malestar, dolor muscular o dolor de cabeza.

Síntomas y tratamiento de la gripe en bebés y niños
No hay que darles antibióticos, solo antitérmicos y muchos líquidos

Mocos, tos, malestar, fiebre… La gripe en bebés y niños suele venir acompañada de esos síntomas. Cuanto más pequeños son, más cuesta que los padres podamos distinguir entre una gripe o cualquier otro virus. Cuando son algo más mayores ya dan algunas pistas, como que tienen malestar o que les duelen los músculos o la cabeza.

 

¿Cómo se contagia la gripe en bebés y niños?


La gripe en bebés y niños es una infección vírica que afecta principalmente a las vías respiratorias y que se contagia con mucha facilidad, ya sea a través de sus besos, de su tos o de sus estornudos. Aunque pongan la mano, acto seguido tocarán algo o a alguien y ahí empieza la rueda. Por tanto, un buen lavado de manos es el primer paso para prevenir el contagio a más personas.

 

Síntomas de la gripe en bebés y niños


Síntomas de la gripe en bebés y niños

Los síntomas de la gripe en este grupo de edad suelen ser: fiebre alta (más de 38,5 grados), dolor de cabeza, tos, mocos, malestar general, dolor muscular y a veces también dolor abdominal acompañado o no de vómitos.

Por lo general, los síntomas de la gripe en bebés y niños son fáciles de tratar, pero hay que tener especial cuidado con los más pequeños. Aunque estemos muy acostumbrados a este virus y pensemos que no pasa nada, lo que creemos que es una simple gripe en bebés y niños puede desencadenar en complicaciones como infección de oído, bronquitis o neumonía.

Si observas alguno de los siguientes síntomas, debes acudir a tu pediatra lo antes posible:

  • Fiebre alta y constante durante tres o cinco días.
  • El niño está muy decaído, adormilado y poco activo.
  • Al niño le salen manchitas en la piel.
  • La tos empeora con el paso de los días.
  • Si notas que el niño tiene una respiración agitada, más frecuente de lo normal, observas dificultad respiratoria o una especie de pitido.

 

Tratamiento de la gripe en bebés y niños


Tratamiento de la gripe en bebés y niños

En cuanto a su tratamiento, debes recordar que se trata de un virus, no de una infección. Salvo en casos muy concretos (una otitis, por ejemplo), los antibióticos no sirven para nada. Estos es lo que los pediatras recomiendan:

  • Mantener a los niños bien hidratados. Por eso es importante que les ofrezcas agua con frecuencia y que beban un poco, aunque no les apetezca.
  • Ofrecerles algún caldo o bebida caliente.
  • Darles para comer lo que les guste. Y si no quieren nada, no obligarles a comer.
  • Administrarles antitérmicos, como el paracetamol.
  • Guardar reposos en casa, para evitar el contagio a otras personas.
  • Enseñarles que deben lavarse las manos con frecuencia.

 

Prevención de la gripe en bebés y niños


La gripe cambia cada año, así que es muy difícil que los más pequeños escapen a ella. Una posible opción sería vacunarse. En este sentido, hay que recordar que la OMS incluye las nuevas cepas en las vacunas que saca para la campaña de vacunación cada otoño.

Esta no es obligatoria, pero si recomendable para ciertos grupos de edad. Entre ellos a los mayores de 65 años, las mujeres embarazadas y a adultos, adolescentes o niños mayores de 6 meses que tengan alguna enfermedad como asma, cardiopatías, diabetes, enfermedad renal, inmunodeficiencia o niños con hiperreactividad bronquial.

También es importante que los familiares de estas personas también se vacunen. Por ejemplo, si en casa hay un niño con asma, los padres y hermanos también deberían vacunarse contra la gripe para protegerle.

 

Puede interesarte: