Gelatina de fresa: un postre rico y saludable

La gelatina de fresa enamora a niños y a mayores. Además, puede ser un gran aliado para las dietas, siempre y cuando se consuma con moderación, ya que es una buena fuente de aminoácidos, proteínas y energía.

Gelatina de fresa: un postre rico y saludable
No solo está deliciosa, ¡además es saludable!

La gelatina de fresa es un postre que nos traslada a la infancia, pero también puede ser un buen aliado para las dietas, siempre y cuando se consuma con moderación, ya que es una buena fuente de aminoácidos, proteínas y energía.

Así que si ocasionalmente te apetece darte un capricho pero quieres que sea lo más natural posible, en este artículo te proponemos una receta de gelatina de fresa rápida y sencilla que encantará a toda la familia.

 

Gelatina de fresa, más allá de un postre de niños


Gelatina de fresa

Según un estudio publicado en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition, el consumo de fresa mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos. Además, es un alimento rico en vitamina C, fibra, magnesio y antioxidantes.

Su consumo, por tanto, parece muy indicado para todos aquellos que quieran cuidar la salud de la piel y el pelo. Además, la gelatina de fresa puede ser un buen aliado en la dieta. Tiene un alto contenido en agua y proteínas, y es un postre libre de grasas.

Así si quieres preparar un postre verdaderamente sano y que contenga pocas calorías, con la gelatina de fresa siempre acertarás, ya que enamora a adultos y pequeños.

La gelatina tiene un valor nutritivo completo y es un perfecto hidratante, por lo que es ideal para aquellas personas a las que les cuesta beber líquidos. Por ello, su consumo regular es bastante recomendable, principalmente en los meses de calor en los que necesitamos estar más hidratados.

 

Receta de gelatina de fresa natural


Gelatina de fresa

– Ingredientes –

  • 1 kg de fresas
  • 150 g de azúcar
  • 100 ml de agua
  • 8 láminas de gelatina neutra

 

– Elaboración –

  • Lava bien las fresas, trocéalas y bate hasta obtener un zumo espeso. Filtra ese zumo con un colador para eliminar las semillas.
  • En un cazo, calienta el agua, incorpora el azúcar y déjalas a fuego medio hasta que hierva y se disuelva el azúcar.
  • En este momento, añade el zumo fresas y mezcla bien.
  • Incorpora las láminas de gelatina ya hidratadas. Para hidratarlas tan solo necesitas ponerlas en un bol con agua unos 10 o 15 minutos. Remueve hasta que las láminas estén disueltas.
  • Vacía la gelatina en un molde de silicona (o en cualquiera que te permita desmoldar con facilidad). Deja la mezcla reposar hasta que esté a temperatura ambiente.
  • Pon la gelatina en la nevera y déjala unas 3 o 4 horas para que quede bien cuajada.

 

Puede interesarte: