Gastroenteritis en niños: síntomas y cuidados a tener en cuenta

La gastroenteritis en niños y niñas es de lo más común, sobre todo hasta los 4 años. Te contamos sus síntomas y qué cuidados puedes llevar a cabo.

Gastroenteritis en niños: síntomas y cuidados a tener en cuenta
En Europa, la gastroenteritis es la patología más común en niños sanos

Las épocas del año en las que es más común la gastroenteritis en niños y niñas son el otoño y el invierno. Este problema es contagioso, por lo que puede transmitirse de un niño a otro.

Además, es conveniente intensificar las medidas de higiene, con la limpieza de los alimentos y el lavado regular de las manos. Lo más apropiado será acudir al médico y que el niño o niña afectado por gastroenteritis no acuda a la guardería o colegio hasta que los síntomas remitan.

 

Síntomas de la gastroenteritis en niños


Gastroenteritis en niños

La gastroenteritis en niños y niñas es una de las infecciones que estos pueden sufrir de manera más habitual. Aparece debido a la inflamación e irritación del tubo digestivo, incluido el estómago y el intestino delgado y grueso.

Los síntomas más llamativos de la gastroenteritis son los siguientes:

  • Diarrea;
  • Pérdida de apetito;
  • Náuseas o vómitos;
  • Dolor de barriga;
  • Fiebre;
  • Debilidad;
  • Irritación en la piel que se encuentra alrededor del ano.

 

Estos suelen desaparecer pasados tres días (más o menos). Si persisten en el tiempo, te recomendamos que vuelvas a solicitar una consulta médica.

Además, durante la gastroenteritis es muy probable que el niño o la niña sufra deshidratación, una pérdida intensa de líquidos que pone en riesgo el equilibrio de las sales y el agua del organismo que intervienen en los intercambios entre las células y la sangre.

Este desequilibrio es delicado, sobre todo en el caso de los bebés lactantes, ya que su composición corporal está principalmente constituida por líquidos y porque los pierden con mayor rapidez que las personas adultas.

En este sentido, es importante que conozcas los síntomas de la deshidratación, porque gracias a que no es inmediata, puedes reaccionar a tiempo:

  • Pérdida de peso del 5-10%;
  • Labios secos;
  • Ojeras;
  • Saliva escasa;
  • Falta de energía y cansancio;
  • Orina poco.

 

En cualquiera de estos casos, lo mejor será acudir al médico.

 

Cuidados a tener en cuenta para la gastroenteritis en niños


  • Es recomendable no dar ningún alimento o bebida al niño o niñas tras el vómito. Esto se debe que el estómago está irritado y si vuelven a beber mucho líquido, lo más probable es que el vómito vuelva.
  • Pasada media hora, lo mejor será a volver a darle líquido o comida pero en pequeñas cantidades. Es conveniente evitar alimentos grasos o bebidas ácidas, ya que pueden irritar el estómago en mayor medida.
  • Para bajar la fiebre el mejor medicamento suele ser el paracetamol. De cualquier forma, solo debes usarlo bajo prescripción médica.
  • El uso de probióticos también es positivo, ya que son gérmenes buenos que crecen en el intestino ocupando lugar y luchando contra los gérmenes agresivos que pueden estar causando la diarrea. Te recomendamos que consultes este tema con el pediatra.
  • Si la diarrea y los vómitos son abundantes y frecuentes (y no es lactante), para evitar la deshidratación se recomienda que tomen sueros de rehidratación oral especiales para cada edad.
  • Si no hay signos de deshidratación, es decir, no tiene muchos vómitos o diarrea, puede tomar agua.

 

En cuanto a los cuidados de gastroenteritis en niños y niñas en la alimentación, presta atención a los siguientes:

  • Esta debe regenerar la mucosa intestinal y reponer los nutrientes que se han perdido debido a la deposición intensa de líquidos. En este sentido, la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica constituye que se debe facilitar una alimentación precoz. Esto quiere decir reiniciar una dieta apropiada para la edad del niño o niña en cuanto la deshidratación se haya corregido.
  • En el caso de bebés que toman pecho, la lactancia no deberá suspenderse, y habrá que darles más tomas. Con leches de fórmula, no está aconsejada su disolución ni el uso de fórmulas especiales.
  • En un principio, evita pescados, frutas, carnes magras, lácteos, alimentos muy grasos, con bajo nivel nutritivo, muy dulces o comidas laxantes.

 

Puede interesarte: