Fecundación in vitro: ¿cómo funciona?

La fecundación in vitro es una de las técnicas de reproducción asistida más usadas.

Fecundación in vitro: ¿cómo funciona?
Permite lograr el embarazo a numerosas parejas con infertilidad

La fecundación in vitro es la técnica de reproducción asistida más común y con más garantía de éxito.

El proceso de este tipo de reproducción asistida consiste en realizar la unión del óvulo con el espermatozoide fuera del útero, esto es, en el laboratorio -in vitro-, con el fin de obtener embriones ya fecundados, que posteriormente son transferidos al útero materno.

Existen diferentes técnicas y posibilidades. En los últimos tiempos, una de las técnicas más utilizadas es mediante la Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides, también conocida como ICSI por sus siglas en inglés (Intra Cytoplasmic Sperm Injection), que consiste en la inseminación de un óvulo mediante la microinyección de un espermatozoide en su interior.

Dependiendo de las características de cada pareja y su situación de infertilidad, será más recomendable llevar a cabo uno u otro método para fecundar al óvulo.

 

En qué consiste la fecundación in vitro


Fecundación in vitro

Con o sin donación de óvulos y/o esperma

Dependiendo de la situación de las personas que recurren a la fecundación in vitro, ya sean parejas heterosexuales, parejas homosexuales o personas solteras, se puede optar entre cuatro opciones:

  • Haciendo uso de los óvulos propios y del semen de la pareja;
  • Con óvulos propios pero recurriendo a semen de una persona donante;
  • Con óvulos de una persona donante y semen de la pareja;
  • Con óvulos de donante y semen también de donante.

 

Gracias a este amplio abanico de posibilidades, multitud de personas pueden superar la infertilidad o la imposibilidad de tener un bebé de manera natural, y así conseguir ser padres.

 

Éxito de la fecundación in vitro

El éxito de esta técnica de reproducción asistida está ligado en gran parte a la edad de los pacientes, ya que es uno de los factores que más influye en el porcentaje de resultados esperados.

Se entiende como éxito los casos en los que no solo se ha llegado a producir un embarazo, sino que este ha llevado consigo el nacimiento de bebés sanos. De esta forma, puede decirse que el porcentaje va desde una media de un 40% en mujeres menores de 35 años, hasta el descenso a un 10-13% en mujeres que tienen una edad mayor de 40 años.

 

Desventajas de la fecundación in vitro

La autoadministración de medicación hormonal a la que debe someterse la futura mamá es uno de los aspectos más negativos de este tratamiento de fertilidad.

Además, precisa de una intervención quirúrgica bajo anestesia, esta es una anestesia sencilla y de corta duración, pero que no está totalmente exenta de riesgos. Y también su precio puede considerarse una desventaja, ya que es más elevado que el de otras técnicas reproductivas.

 

Precio de la fecundación in vitro

Esta técnica es de gran complejidad y para llevarla a cabo se necesitan tanto métodos como herramientas complejas y específicas. Además, el material médico requerido tiene grandes costes, por lo que el precio de una fecundación in vitro es elevado.

Acceder a los tratamientos de fecundación in vitro tiene un alto coste económico, muy por encima de la inseminación artificial. Su precio puede oscilar entre los 3.000 y 5.000 euros, y variará en función de las necesidades de cada situación. La medicación que tiene que tomar la paciente puede no estar incluida en el precio inicial del tratamiento, e incrementarlo considerablemente.

 

En España, la fecundación in vitro por la Seguridad Social cubre en determinados casos tanto la fecundación in vitro como la inseminación artificial. El problema es que la lista de espera lleva a que los pacientes tengan que aguardar más de un año. Por norma general, después de que el médico de cabecera los remita al especialista, que será quien determine el tratamiento que mejor se adapta a cada caso.

 

Puede interesarte: