Extracción de leche materna: todo lo que debes saber

Aprender sobre la extracción de leche materna puede serte de utilidad, pues habrá ocasiones en las que estés separada de tu bebé. Ya sea para volver a trabajar, salir unas horas de casa o simplemente para prevenir imprevistos.

Extracción de leche materna: todo lo que debes saber
Aprende cómo extraer la leche materna

Es posible que por un motivo u otro, a lo largo de la lactancia necesites recurrir a la extracción de leche materna.

Algunos de los motivos por los que las mujeres comienzan a extraer su leche son los siguientes:

  • Para tener la leche extraída, guardarla y almacenarla, y usarla cuando no va a ser posible dar de amamantar de otra manera al bebé.
  • Para mantener la producción cuando no va a ser posible dar de mamar.
  • Para aliviar la ingurgitación del bebé.
  • Durante el comienzo de la lactancia, si el bebé está enfermo o es prematuro.
  • Para aliviar o prevenir la obstrucción de conductos o mastitis.
  • Para extraer la leche y desecharla en caso de que se esté tomando un determinado fármaco.
  • Para provocar el reflejo de eyección, y así ayudar al bebé a tomar de forma conveniente el pecho.
  • Para comenzar y establecer la producción de leche en casos de lactancia inducida o relactación.

 

Dicho esto, debes saber que existen dos maneras de llevar a cabo la extracción de leche materna, una es manual y la otra es con la ayuda de un sacaleches o extractor de leche. A continuación vamos a hablarte la segunda opción.

 

Extracción de leche materna: ¿cuándo es necesario el sacaleches?


Extracción de leche materna

Si has tomado la decisión de usar un extractor de leche, lo primero que debes saber es con qué frecuencia vas a necesitarlo y cuánto tiempo invertirás en la extracción de leche, así podrás tomar una decisión u otra en tu compra. Por ejemplo, si tu trabajo te ocupa la mayor parte del día y tienes que extraerte la leche en horario laboral, lo más apropiado sería utilizar un extractor completamente automático que te permita extraer la leche de los dos pechos al mismo tiempo.

Por otro lado, es conveniente acostumbrarse al extractor de leche un tiempo antes de tener que usarlo definitivamente. Es decir, puedes probarlo unas semanas antes de que ya se haga imprescindible su uso y tengas que sacarte la leche para tu bebé. Habiendo probado antes sabrás cómo funciona, cuánta leche puedes producir y qué se siente.

Por norma general, el uso del extractor de leche materna se hará a partir de la tercera semana de vida del bebé, ya que la producción de leche se establece en las dos o tres primeras semanas.

 

¿Cuándo es recomendable usarlo?

Lo más común es la extracción de leche materna en estos momentos:

  • Entre sesiones en las que das de mamar, es decir, una hora antes o una hora después de dar el pecho.
  • Generalmente, el momento en que la producción de leche llega a su punto máximo es en horas tempranas de la mañana, por lo que será recomendable extraer la leche en esos instantes. La mayoría de las mujeres producen más leche si se la extraen por la mañana que si lo llevan a cabo a primera hora de la noche o última hora de la tarde.

 

Tipos de extractores de leche

Existen multitud de sacaleches en el mercado, cada cuerpo es un mundo y por ello, no todos funcionan de la misma forma. Así que debes elegirlo con cuidado.

  • Extractores con batería: Para muchas mujeres son útiles y fáciles de usar. Sin embargo, a largo plazo pueden no ser lo suficientemente resistentes. Por otro lado, suelen ser más ruidosos que los eléctricos.
  • Extractores eléctricos: Existen infinidad de modelos de este tipo, incluyendo los que permiten la extracción doble. Los hay de diferentes tamaños lo que te permite adaptarlos al lugar donde lo vayas a utilizar.

 

Puede interesarte: