Todo sobre la esterilidad masculina

Aproximadamente un 30% de los problemas para lograr el embarazo corresponden a un problema de esterilidad masculina. Te contamos de qué se trata y cuáles son las causas más comunes.

Todo sobre la esterilidad masculina
Un problema que puede deberse a diferentes factores

En la mayoría de los casos, la esterilidad masculina suele ir de la mano de una baja calidad del semen.

Esto quiere decir que los espermatozoides no tienen la suficiente capacidad para conseguir la fecundación del óvulo y, por lo tanto, conseguir un embarazo.

Por otro lado, existen diferentes causas que pueden provocar o favorecer la esterilidad masculina como son el factor pretesticular, el factor testicular, el factor postesticular y el factor espermático.

Dependiendo de cuál sea la causa que provoca la esterilidad, podrá aplicarse un tratamiento u otro que permita el conseguir el embarazo.

 

Tipos de esterilidad masculina


Esterilidad masculina

Como decíamos, la esterilidad masculina puede ocasionarse debido a varios factores:

 

Factor pretesticular

En este caso, la esterilidad es debida a problemas en la regulación hormonal de la producción de espermatozoides. Las hormonas que se encargan de actuar en la función reproductora del hombre pueden sufrir alteraciones debido a alguno de los siguientes motivos:

  • Padecer diabetes.
  • Tener hábitos de vida poco sanos.
  • Hipertiroidismo e hipotiroidismo.
  • Hiperprolactinemia.
  • Hipogonadismo hipogonadotropo.

 

Las alteraciones de las que hablamos pueden tener su origen en problemas congénitos o, por otro lado, ser causados por factores externos como algunos fármacos, que pueden modificar el sistema de regulación hormonal y crear problemas en la fertilidad.

 

Factor testicular

Son los factores que afectan de manera directa a los testículos.

  • Factores testiculares congénitos: Son aquellos que se deben a alteraciones genéticas a nivel cromosómico. Pueden darse también a nivel genético o si surgen enfermedades desencadenadas por defectos en genes del cromosoma Y.
  • Defectos adquiridos a nivel testicular: En este caso tenemos a los efectos adversos que pueden producir diversos fármacos, el consumo de drogas, los traumatismos, la radioterapia, las infecciones…

 

Factor postesticular

Los factores postesticulares englobarían todos los casos de esterilidad masculina en los que se dan alteraciones u obstrucciones en las vías seminales.

Las vías seminales son los conductos deferentes, la uretra y el epidídimo. Los espermatozoides tienen que atravesar estas vías para dejar el interior y salir al exterior después de haber sido producidos por los testículos.

Existen diversas causas que producen la obstrucción o alteración de las vías seminales, algunas de ellas son las infecciones, los anticuerpos antiespermatozoides, los traumatismos, la fibrosis quística o la hipospadia (malformación en la uretra masculina).

Otra alteración que entraría dentro de los factores postesticulares sería la incapacidad a la hora de poder eyacular.

 

Factor espermático

El tipo de esterilidad más común es la que tiene que ver con el factor espermático. Dentro de este rango entrarían las modificaciones de los espermatozoides que influyen de manera directa en su movilidad, su morfología, su vitalidad y, por último, su concentración.

Mediante un seminograma se lleva a cabo un estudio que permite analizar la calidad del semen, diagnosticando así las siguientes alteraciones:

  • Oligozoospermia: En este caso el paciente contaría con una baja concentración de espermatozoides.
  • Astenozoospermia: Los espermatozoides del paciente tienen una mala movilidad.
  • Teratozoospermia: Si esta palabra aparece en los resultados del seminograma significará que hay una gran cantidad de espermatozoides que tienen una morfología anormal.
  • Necrospermia: Se trata de una cantidad elevada de espermatozoides que están muertos y por lo tanto inactivos.
  • Azoospermia: En este caso lo que ocurre es que hay una total ausencia de espermatozoides cuando se eyacula.

 

La esterilidad masculina no lleva consigo ningún síntoma que pueda ser identificado por la persona que lo padece. Solo podrá saberse en el caso de que se haya buscado el embarazo durante un largo periodo de tiempo, con relaciones sexuales regulares y sin protección, y no se haya tenido éxito, de ahí la consulta médica y las pruebas que lo comprueban.

 

Puede interesarte: