Eritema infeccioso en niños: síntomas y tratamiento

Presta atención a los síntomas y a cómo se contagia el eritema infeccioso en niños y niñas, ¡una enfermedad viral de recuperación rápida!

Eritema infeccioso en niños: síntomas y tratamiento
Normalmente desaparece pasadas dos semanas

El eritema infeccioso en niños es provocado por el parvovirus B19. También es conocido como “la quinta enfermedad” y su transmisión se produce únicamente entre humanos.

Se trata de una infección vírica muy habitual durante la infancia (siendo menos frecuente en adultos y lactantes), y su característica principal es la aparición de sarpullidos en las mejillas. Estos sarpullidos pueden ser muy llamativos. Pero en general el eritema infeccioso en niños y niñas es una infección banal, para la cual no es necesario un tratamiento específico y que se resuelve de manera espontánea.

 

Síntomas del eritema infeccioso en niños


Síntomas del eritema infeccioso en niños

El eritema infeccioso en niños y niñas aparece habitualmente en preescolares o en edad escolar, es decir, con edades entre los 3 y los 10 años. Su contagio se efectúa por vía respiratoria, a través de gotas pequeñas que se emiten cuando tosemos, al hablar, al estornudar…

Es muy común que este se deba a epidemias, por lo que las escuelas y guarderías son lugares muy propicios a la contaminación. La época más frecuente es la primavera.

Debes saber que el periodo en el que existen un mayor peligro de contagio es en el momento en que la infección se está incubando y cuando los síntomas aún no han aparecido. Por lo tanto, a diferencia de otras enfermedades, como el sarampión o la varicela, el eritema apenas es contagioso cuando aparecen las erupciones.

El tiempo de incubación es de 5 a 14 días, al fin de los cuales aparecen una serie de síntomas:

  • Erupciones que comienzan en la cara y van bajando hacia el tronco y las extremidades (brazos y piernas). No afecta ni a las palmas de las manos ni a las plantas de los pies. Las erupciones aparecen en forma de manchas de color rojo que en ocasiones son planas y en ocasiones tienen algo de elevación. El primer lugar en el que aparecen son las mejillas y parecerá que el niño o la niña recibió un cachete.
  • Pueden aparecer síntomas que tienen que ver con las vías respiratorias altas (nariz y faringe), como el moqueo. La mayor parte de las veces, el niño o niña presenta un estado general bueno, no presenta fiebre y si tuviera, suele ser baja.

 

La duración común del eritema infeccioso en niños es de 10 días, pasado este tiempo, los síntomas desaparecen. No obstante, pueden resurgir pasadas semanas o meses debido al calor, o al haber llevado a cabo actividades de gran esfuerzo.

 

Tratamiento del eritema infeccioso en niños


El tratamiento no es específico, sino sintomático, es decir, está destinado a aliviar las molestias que pueden causar los síntomas. Si tu hijo o hija manifiesta mucho incómodo ante estos, lo mejor será hablar con el pediatra, que te recomendará algunos medicamentos. El paracetamol puede ayudar a calmar el dolor en las articulaciones.

Es importante evitar el contacto del niño o la niña con personas embarazadas, ya que, si bien para ellos/as no se trata de una enfermedad muy problemática, en el caso de contagio en embarazadas, el virus puede presentar consecuencias importantes. Esto se debe a que el parvovirus humano puede transmitirse al bebé a través de la placenta, provocando anasarca fetoplacentario. Si esto ocurre, el bebé sufrirá una acumulación de líquidos por todo el cuerpo, teniendo así un aspecto hinchado.

Por otro lado, debe evitarse el contacto con niños o niñas que tengan una anemia hemolítica crónica, ya que puede provocar una disminución importante en sus glóbulos rojos.

Para evitar el contagio del eritema infeccioso en niños, será fundamental el lavado de manos, el uso de pañuelos de papel bajo resfriado y una buena higiene en guarderías y escuelas, lugares de convivencia de los más pequeños.

 

Puede interesarte: