Epidural en el parto: ventajas y desventajas

La epidural en el parto es una anestesia que se aplica en la zona baja de la espalda y que evita los dolores que van ligados al trabajo de parto. Te contamos todo lo que debes saber sobre la anestesia epidural, así como sus ventajas y desventajas.

Epidural en el parto: ventajas y desventajas
Con la epidural se dan tanto ventajas como desventajas

La epidural en el parto está destinada a disminuir las sensaciones y los dolores que se dan en la parte inferior del cuerpo durante el desarrollo de todo el trabajo de parto.

Se trata de una anestesia local que es administrada mediante un catéter, es decir, un tubo flexible y hueco muy delgado, que se mete en la zona de la epidural, ubicada fuera de la membrana que rodea la espina dorsal y el fluido espinal. Además, es el método más usado para conseguir un parto sin dolor.

 

¿Cómo afecta la epidural en el parto?


Epidural en el parto

Podemos decir que la aplicación de la epidural en el parto marcó un antes y un después en la manera de dar a luz. ¿Y por qué decimos esto? Porque con esta anestesia los dolores en el parto son aliviados notablemente.

La epidural se encarga de insensibilizar la zona inferior del cuerpo sin que se pierda el tono muscular. Además, al ser una anestesia local, permite a la persona que va a dar a luz estar consciente de una forma más cómoda, tanto mental como físicamente para enfrentarse al trabajo de parto. El alivio del dolor se siente de la cintura para abajo, integrando las paredes de la vagina.

Si bien en la actualidad es común el uso de la anestesia epidural, existen algunos casos y excepciones en los que no será apropiado aplicarla:

  • Si la presión arterial está en un valor más bajo de lo normal. Esto puede ser debido a la pérdida de sangre o a otros factores y problemas.
  • Si la paciente padece algún desorden hemorrágico.
  • Si se ha dado en algún caso anterior una reacción alérgica a este tipo de anestesia local.
  • Si se presenta una infección en la piel o en la sangre que se encuentra en la zona baja de la espalda, donde debe ponerse la aguja.
  • Si la paciente está tomando medicamentos anticoagulantes de forma regular en el momento en el que se da el parto.

 

Ventajas de la epidural en el parto

  • Es un calmante efectivo.
  • El efecto de la anestesia es local, por lo tanto, estarás despierta y consciente durante el parto.
  • La epidural en el parto no hará que pierdas movilidad en las piernas y nalgas, tan solo sentirás un adormecimiento y podrás sentir las contracciones como si fuera una tensión o presión muscular.
  • Solo una pequeña cantidad de la anestesia llega al bebé.
  • Aumenta y mejora la provisión de oxígeno al bebé.
  • Puede ser usada en caso de que necesites una cesárea, o si vas a tener una ligadura de trompas tras el parto.
  • Al eliminar el esfuerzo que el corazón lleva a cabo durante todo el trabajo de parto, te permitirá respirar con mayor facilidad.

 

Desventajas de la epidural en el parto

  • Se da una bajada en la presión arterial. Esto puede evitarse con una hidratación apropiada a base de suero.
  • Puede provocar dolor de cabeza en el momento en el que la inyección pasa de la zona epidural a la intradural, y durante la semana posterior al parto.
  • Se pierde la capacidad para empujar. Será gracias a la monitorización del parto que el ginecólogo te avisará cuando llegue una contracción.
  • Puedes sentir escalofríos tanto en el trabajo de parto como después de este.
  • Puede aparecer una dificultad temporal para hacer pis. Esto se debe a la pérdida de sensibilidad en la vejiga, por lo que se colocará una sonda.
  • Dolor en la región donde se ha puesto la inyección debido a que el catéter atraviesa diversas capas del músculo.

 

Puede interesarte: