Ejercicio para embarazadas: ¿sí o no?

Conoce las claves básicas sobre el ejercicio para embarazadas, te explicamos cuáles son los deportes más idóneos y cuáles no están permitidos en esta etapa.

Ejercicio para embarazadas: ¿sí o no?
Depende de cómo se desarrolla el embarazo y de la actividad física habitual de la futura mamá

¿Qué ocurre con el ejercicio para embarazadas? ¿Se puede practicar deporte durante los meses de gestación? ¿Pueden las mujeres embarazadas practicar deporte? ¿Hay ejercicios prohibidos? ¿Hay que reducir la intensidad de los entrenamientos?

La recomendación general es que no hay motivo para dejar de practicar deporte durante el embarazo. De hecho, se recomienda hacer ejercicio, siempre que el embarazo esté transcurriendo con normalidad. 

 

Claves sobre el ejercicio para embarazadas


Ejercicios permitidos para embarazadas

Los deportes de piscina son muy recomendables durante el embarazo, ya que refuerzan la espalda y la barriga no pesa en el agua. Aquagim o natación pueden ser dos buenas opciones, aunque otros buenos ejercicio para embarazadas es el yoga, la gimnasia, el pádel o el senderismo.

De hecho, existen talleres específicos de estas disciplinas, especialmente dirigidos a embarazadas. La única traba es que normalmente se realizan en horarios de mañana, por lo que si no se está de baja puede ser complicado encontrar un taller de este tipo en horario de tarde.

Otra opción es contratar los servicios de un entrenador personal, que te asesore día a día y establezca una rutina de entrenamiento que se adapte a cada etapa del embarazo, llegando a poder realizar deporte incluso pasadas las treinta semanas de gestación. Verás que se pueden hacer ejercicios para reforzar lumbares, brazos y piernas, mediante sentadillas, bosu, remo, bici, utilizando la pelota de pilates…

 

Ejercicios prohibidos para embarazadas

Sin embargo, los deportes de contacto, que suelen ser grupales o colectivos, como el baloncesto o el fútbol, entre otros, son ejercicios prohibidos para embarazadas. Esto se debe al riesgo que suponen, ya que existe la posibilidad de que se produzca alguna caída o traumatismo. Así que para evitar las caídas tampoco se recomiendan ni la equitación, ni el esquí, ni el patinaje.

 

Beneficios de hacer ejercicio durante el embarazo

Practicar deporte durante el embarazo tiene beneficios muy positivos, ayuda a controlar el peso, a aliviar dolores, favorece la relajación e incluso contribuye en la preparación del parto, manteniendo los músculos tonificados.

En cualquier caso, es siempre fundamental consultar con tu médico, ya que éste será quien mejor dictamine qué es lo más aconsejable en cada caso concreto.

 

Intensidad

En este aspecto, influye mucho el hecho de que la futura mamá practicase o no deporte antes de quedarse embarazada. En caso afirmativo, se podrá practicar deporte hasta pasados los cinco meses de embarazo, evitando siempre sobrepasar los límites, sin forzarse y escuchando en todo momento a su propio cuerpo para bajar el ritmo si fuera necesario.

 

Puede interesarte: