¿Cuáles son las fases de dilatación en el parto?

Se dan diferentes fases dentro de la etapa de dilatación en el parto. Conoce cuáles son y qué ocurre en cada una de ellas. Este es el periodo más largo del parto y es de vital importancia para que este se desarrolle de manera correcta para la madre y para el bebé.

¿Cuáles son las fases de dilatación en el parto?
La etapa más larga en el parto

No todos los partos responden a un determinado patrón, no obstante, hay unos acontecimientos comunes, como la dilatación en el parto, que aunque puede desarrollarse con algunas variaciones entre mujeres, responde y debe alcanzar unos objetivos concretos en todos los nacimientos.

La dilatación es la primera fase del trabajo de parto, y en esta etapa puede hacerse una diferencia entre la dilatación pasiva que ocurre en un primer momento, y la dilatación activa que se da posteriormente.

 

Etapas de dilatación en el parto


Dilatación en el parto

Dilatación pasiva

Este tipo de dilatación en el parto se da en la primera etapa de parto, ya que con ella se inicia la apertura del cuello del útero.

Pese a que es la etapa más larga del trabajo de parto, es la menos intensa. Muchas mujeres no se dan cuenta de que la dilatación se está llevando a cabo hasta que visitan la consulta de ginecología para las exploraciones regulares anteriores al parto.

En esta fase de dilatación en el parto, se comienza a producir el ablandamiento, el borramiento y, por supuesto, la dilatación, que puede llegar hasta los 3 o 4 centímetros. Esto puede tener lugar en un periodo de días o de semanas anteriores al parto, sin producirse ningún tipo de contracción incómoda.

La oxitocina pasa delicadamente por la sangre y comienzan las contracciones (poco perceptibles). Podemos hablar del inicio de contracciones a partir de la semana 35 del embarazo, pero estas no son ni progresivas, ni regulares, ni intensas, como para que pienses que el parto ha llegado. Eso sí, pueden ayudarte a saber si el parto está cerca.

Este tipo de dilatación puede venir de la mano de algunos síntomas como son el dolor de tripa parecido al dolor menstrual, dolor de espalda, diarrea, indigestión, sensación de calor en la barriga…

Esta fase está muy ligada a todo el desarrollo del parto, y en gran medida influirá en la calidad de este. Esto se debe a que no es igual llegar a las contracciones de parto con la dilatación adecuada, así como con el cuello uterino ya adelgazado y acortado, que llegar sin haberlo conseguido.

 

Dilatación activa

Aquí ya tendrás contracciones fuertes, rítmicas, y además aparecerán más seguidas unas de las otras. Es normal dilatar un centímetro por hora, pero en esto pueden influenciar también otros factores, como el hecho de haber tenido hijos con anterioridad, que podrá hacer que el proceso de dilatación en el parto avance más rápido.

En esta fase, el dolor se da debido a los esfuerzos que se llevan a cabo en el útero, que son muy concentrados.

La dilatación llega a los 10 cm y puede dividirse en dos etapas:

  • Dilatación de hasta 5/6 cm: Podemos decir que aquí comienza realmente el trabajo de parto. En las contracciones se da un dolor intenso y es posible que te cueste hablar cuando ocurren. Es el momento de poner en marcha lo aprendido sobre el parto sin dolor, como las técnicas de respiración y de relajación. Pero casa persona sentirá el dolor de una manera, y no siempre se focalizará en el mismo lugar en todas las mujeres; puede ser más intenso en los riñones, o en el abdomen, extenderse por las piernas… En esta etapa puede administrarse la epidural.
  • Dilatación de 5/6 a 10 cm: En esta fase se llevará a la expulsión del bebé. La dilatación se da más rápido y la sensación de dolor crece, ya que las contracciones son de mayor intensidad.

 

Recuerda que durante la dilatación en el parto la actitud mental y la capacidad de relajación podrán ser de gran ayuda para hacer el proceso más llevadero.

 

Puede interesarte: