¿Existe cura para la psoriasis?

Hoy en día no existe una cura para la psoriasis, pero sí que hay tratamientos que la controlan y que alivian los síntomas, como medicamentos y cremas tópicas.

¿Existe cura para la psoriasis?
Muchas mujeres experimentan mejoría durante el embarazo

La psoriasis es una enfermedad crónica que afecta al 2% de los españoles. Por tanto, hoy en día no existe una cura para la psoriasis. Sí que hay tratamientos que la controlan y que alivian los síntomas, muchos de los cuales incluyen medicamentos y cremas tópicas. Pero como hay diferentes tipos de psoriasis, no todos los tratamientos son adecuados para todos los casos.

 

Cura para la psoriasis no, pero sí tratamiento


Cura para la psoriasis

Como regla general, hay ciertos factores de gran ayuda para controlar la psoriasis:

  • Extremar la higiene. De esta forma se evita que se produzcan infecciones.
  • Proporcionar a la piel una hidratación adecuada.
  • Exponerse al sol.
  • Tener cuidado con las cremas y lociones que se aplican en el cuerpo.

 

Como decíamos, no hay cura para la psoriasis, pero con el tratamiento adecuado puede hacerse una vida normal. Hay diferentes tratamientos, en función de la fase en que se encuentre la enfermedad:

  • Productos de uso tópico: existen lociones, cremas, pomadas y limpiadores específicos que pueden aplicarse en las primeras fases de la psoriasis.
  • Medicamentos de uso tópico: Estos pueden contener diferentes sustancias.
  • Esteroides: indicados para la psoriasis leve y moderada.
  • Alquitranes.
  • Calcipotriol: se trata de una forma sintética de la vitamina D, indicada para el tratamiento de la psoriasis leve o moderada. Evitar su aplicación en el rostro.
  • Retinoides: son derivados de la vitamina A. Suelen combinarse con esteroides.
  • Antralina: suele ser eficaz en la psoriasis leve o moderada. No tiene efectos secundarios a largo plazo, pero puede irritar la piel.
  • Ácido salicílico: es un tratamiento complementario utilizado para eliminar las escamas de las placas de psoriasis. De esta forma, la piel estará preparada para poder aplicarle los productos de uso tópico.
  • Fototerapia: Como adelantábamos al principio, el sol es beneficioso para tratar la psoriasis. Pero hay pacientes que necesitan una dosis extra de rayos UVB. Una forma de conseguirlo es con luz ultravioleta artificial o una combinación de luz ultravioleta y medicación (por vía oral o inyectado). En este último caso se habla de fotoquimioterapia.
  • Medicamentos sistémicos: suelen administrarse por vía oral, aunque en ocasiones también se inyectan. Algunos de los fármacos utilizados como alternativa a la cura para la psoriasis son los siguientes:

– Metotrexato: es un limpiador. Puede provocar pérdida de apetito, náuseas, fatiga y llagas en la boca.

– Retinoides orales (iostretinoina): normalmente se combinan con otros medicamentos. Son seguros en el tratamiento a largo plazo.

– Ciclosporina: se utiliza en los casos en que fallan otros tratamientos. Algunos de sus posibles efectos secundarios son la hipertensión y el daño en la función renal.

 

Puede ocurrir que un tratamiento te vaya bien durante un tiempo y, de repente, deje de ser eficaz. En ese caso corresponderá al médico decidir cuál es la vía a seguir en ese caso.

 

¿El embarazo cura la psoriasis?


Mención aparte merece el tratamiento de la psoriasis durante el embarazo. En muchos casos esta enfermedad mejora durante la gestación, pero esto no quiere decir que el embarazo suponga una cura para la psoriasis.

De hecho, hay algunas mujeres que ven cómo los síntomas empeoran (el lupus eritematoso, por ejemplo suele agravarse durante esta etapa). Y después del parto, los síntomas suelen agravarse.

En cuanto al tratamiento a seguir durante esta etapa, son muchos los especialistas que recomiendan dejar el tratamiento, sobre todo si la enfermedad mejora. Además, los medicamentos sistémicos no están recomendados para mujeres embarazadas.

Por tanto, lo mejor que se puede hacer para cuidar la piel con psoriasis durante el embarazo es hidratarla muy bien (con productos sin sustancias como el ácido salicílico o la urea en altas concentraciones), lavarla con aceites y seguir una dieta baja en azúcares e hidratos refinados.

 

Puede interesarte: