¿Qué es el crecimiento intrauterino retardado y cuáles son las causas?

Un tercio de los bebés que nacen con bajo peso han tenido un crecimiento intrauterino retardado. Descubre de qué se trata y cuáles son las causas.

¿Qué es el crecimiento intrauterino retardado y cuáles son las causas?
Se considera que un bebé es de bajo peso cuando está por debajo del percentil 10

Que un bebé nazca con peso bajo puede ser debido a varias causas. Una de ellas es el crecimiento intrauterino retardado (CIR). Un tercio de los bebés que nacen con bajo peso han tenido un crecimiento anormal dentro del útero. Como consecuencia, no han podido desarrollarse de manera normal, y por tanto no han conseguido alcanzar el tamaño que deberían.

Pero no hace falta esperar al nacimiento para darse cuenta de que se ha producido un crecimiento intrauterino retardado. El problema suele detectarse a partir del segundo trimestre de embarazo.

Durante la segunda ecografía, que se hace normalmente entre las semanas 18 y 20, el especialista medirá al bebé. Si el feto está por debajo del percentil 10, ya empezará a sospechar que pueda ser a causa del CIR y realizará otra serie de pruebas. También se considera que un bebé tiene bajo peso cuando pesa menos de 2,5 kilos al nacer.

 

Pruebas para detectar el crecimiento intrauterino retardado


Pruebas para detectar el crecimiento intrauterino retardado

Una escasez en la cantidad de líquido amniótico puede ser un indicativo. También se realiza una ecografía llamada Doppler, en la que se puede ver la velocidad del flujo sanguíneo en el feto, el cordón umbilical, la placenta y el útero.

En caso de que se confirme el crecimiento intrauterino retardado, se realizan controles muy frecuentes y se recomienda a la madre que guarde reposo y siga una dieta rica en proteínas y calorías.

 

¿Por qué se produce el crecimiento intrauterino retardado?


Los motivos que pueden provocar el crecimiento intrauterino retardado son varios. A continuación, listaremos los más comunes:

  • Insuficiencia placentaria: Al bebé no le llegan bien los nutrientes porque existe algún problema en la placenta o los vasos que la unen con el feto.
  • Anomalías en el cordón umbilical.
  • Causas genéticas.
  • Infecciones contraídas durante el embarazo.
  • Malformaciones fetales.
  • El seguimiento de una dieta inadecuada por parte de la madre. En este sentido, es importante señalar que las mujeres embarazadas que consumen menos de 1.500 calorías al día durante el tercer trimestre de embarazo, son más propensas a tener un bebé con CIR.
  • Otro factor de riesgo es que la madre pese menos de 45 kilos, mida menos de 1,50 cm y no gane peso durante el embarazo.
  • Consumir alcohol y drogas o fumar durante el embarazo. Estas sustancias pueden provocar que al bebé no le lleguen correctamente el oxígeno y los nutrientes necesarios para desarrollarse.
  • Realizar esfuerzos físicos excesivos.
  • Los embarazos múltiples.

 

Clasificación del crecimiento intrauterino retardado


Crecimiento intrauterino retardado

Según sea el origen de esta anomalía, el crecimiento intrauterino retardado se puede clasificar en dos tipos:

1. Crecimiento intrauterino retardado intrínseco. Cuando las causas son propias del feto.

2. Crecimiento intrauterino retardado extrínseco. Las causas son independientes del feto. Este, a su vez, se divide en dos grupos:

  • CIR simétrico. Cuando la causa es una dieta inadecuada por parte de la madre el feto es pequeño de forma global.
  • CIR asimétrico. Si el motivo es una alteración de la placenta o una enfermedad de la madre, puede ocurrir que el cuerpo sea más pequeño, mientras que la cabeza adquiere un tamaño normal.

 

También puede hablarse de crecimiento intrauterino de nivel bajo (el crecimiento es bajo durante todo el embarazo) o con aplanamiento tardío (cuando el problema surge a partir del tercer trimestre).

 

Cómo actuar ante el crecimiento intrauterino retardado


Cuando los médicos detectan que pueden estar ante un CIR, deben tomar ciertas decisiones. En ocasiones, la solución pasa por provocar el parto para evitar secuelas. Otras veces, basta con controlar al bebé hasta que alcance la madurez pulmonar suficiente como para respirar solo fuera del vientre materno. Lo habitual en estos casos es que se practique una cesárea para que el bebé no tenga que pasar por el trabajo de parto.

Una vez han nacido, hay que vigilar la alimentación de los niños con CIR. Durante los dos o tres primeros años de vida, el 85% recuperan la talla.

 

Puede interesarte: