¿Cuáles son los controles médicos en el embarazo?

En este artículo conocerás cuáles son los controles médicos en el embarazo, agrupados por trimestres y por tipos de pruebas. Las hay rutinarias y opcionales.

¿Cuáles son los controles médicos en el embarazo?
Las ecografías y los análisis ayudan a comprobar el desarrollo del bebé

Desde el mismo momento en que te enteras de que estás embarazada, la maquinaria sanitaria comienza a ponerse en marcha para asegurarse de que tanto tú como tu bebé estáis bien. Si nunca has pasado por este proceso, en esta breve guía conocerás cuáles son los controles médicos en el embarazo.

Para ello, dividiremos las pruebas por trimestres y te indicaremos cuáles son los estudios de rutina y los que se realizan solo en determinados casos.

 

Controles médicos en el embarazo: primer trimestre


Controles médicos en el embarazo

  • Ecografías. Generalmente se hace una ecografía por trimestre. La primera es muy importante para saber si todo marcha correctamente. La primera debería ser en torno a la semana 6 de embarazo, vía vaginal. En ella ya puede saberse el número de embriones, su vitalidad y localización. La segunda es en la semana 12. En ella, el ginecólogo mide el pliegue nucal del feto.
  • Durante las primeras 12 semanas tendrá lugar la primera consulta, en la que se elaborará la historia clínica de la futura mamá, junto con los antecedentes familiares y personales, los hábitos de salud, la dieta alimenticia, el posible consumo de alcohol, tabaco o drogas, etc.
  • Citología vaginal y colposcopia. Se hace para detectar posibles infecciones o enfermedades.
  • Análisis de sangre. Entre otras cosas, sirve para conocer el grupo sanguíneo, el nivel de azúcar en sangre, el de hemoglobina, si hay o no anticuerpos de toxoplasmosis, si existen infecciones, si la madre tiene enfermedades como la sífilis, hepatitis B y C o SIDA, etc.
  • Análisis de orina completo. El objetivo es comprobar si los riñones funcionan bien y descartar posibles infecciones urinarias.

 

Controles médicos en el embarazo: segundo trimestre


  • Prueba de glucemia. Gracias a ella se puede detectar si hay diabetes gestacional. Suele realizarse entre las semanas 24 y 28. En los casos de riesgo, lo normal es que se repita entre las semanas 31 y 33.
  • Ecografía fetal. Hacia la semana 20 (entre la 19 y la 23) se vuelve a realizar una ecografía para comprobar el desarrollo del bebé y de sus órganos. En esta ocasión es una ecografía para descartar la presencia de posibles malformaciones y valorar el crecimiento del bebé.
  • Un nuevo análisis de sangre y de orina. En esta ocasión se comprueba que los niveles de ferritina (hierro en sangre) son adecuados y que la futura mamá no sufra preeclampsia (aumento de la presión arterial). También se descartan posibles infecciones de las vías urinarias.

 

Controles médicos en el embarazo: tercer trimestre


  • Ecografía. Normalmente la última ecografía se hace después de la semana 32. Sirve para comprobar el nivel de líquido amniótico y el crecimiento del bebé, entre otros.
  • Monitores. Al final del embarazo se envía a la madre a monitores para comprobar los latidos del corazón del bebé y las contracciones uterinas. En algunos casos, esta prueba puede adelantarse algunas semanas.

 

Otras pruebas médicas en el embarazo


Amniocentesis

Hasta aquí hemos listado los controles rutinarios. Después, dependiendo de cada paciente, de sus antecedentes personales y familiares o de su edad, el médico puede aconsejar que se hagan otras pruebas. Entre ellas, la de translucencia nucal (mediante ecografía), el triple screening (semanas 15 a 20) o la amniocentesis (semanas 15 a 18).

Algunas de las patologías que se pueden detectar con estos controles adicionales son el Síndrome de Down, el de Turner, el de Patau o el de Klinefelter.

Resumiendo: como regla general, los controles médicos en el embarazo, cuando no se han detectado complicaciones, son cada 4 o 6 semanas hasta la semana 36. Entre la semana 37 y la 40, cada una o dos semanas. En el supuesto de que el embarazo se alargue más, los controles pueden llegar a ser diarios. Si hay complicaciones, la periodicidad con la que realizarán las diferentes pruebas será menor.

 

Puede interesarte: