¿Cuáles son los controles médicos antes del parto?

En la recta final del embarazo son importantes los últimos controles médicos antes del parto. ¡Te contamos cuáles son!

¿Cuáles son los controles médicos antes del parto?
¡Resuelve todas tus preocupaciones!

Lo más normal es que los controles médicos antes del parto se intensifiquen con respecto al primer y segundo trimestre de embarazo.

Algunos de ellos son la consulta con el anestesista, analíticas, monitorización fetal para controlar el bienestar del bebé… Sea como sea, ¡ya te encuentras en la recta final!

 

4 controles médicos antes del parto


Controles médicos antes del parto

Los controles médicos antes del parto pueden variar de una persona a otra, ya que dependerá de cuáles son los factores específicos en los que se encuentre. No obstante, podemos hablar de algunos que suelen ser comunes a todos los embarazos.

 

1. Visita a la matrona o a ginecología

Uno de los últimos controles médicos antes del parto se lleva a cabo al comenzar el tercer trimestre del embarazo. Se trata de una visita al ginecólogo/a o a la matrona, donde se valorará tu estado general. Además, se realiza una exploración física y lo más seguro es que te soliciten algunas pruebas complementarias como ecografía, analítica y exudado vagino-rectal.

Otro de los puntos que se tratará en la consulta serán los cuidados a los que poner atención en la última fase del embarazo. Aprovecha esta consulta para aclarar todas las dudas que puedas tener, ¡es importante que estés lo más tranquila posible!

Además, igual que en consultas anteriores, es posible que te hagan un control de la tensión arterial, un control de peso, y en este caso, cuando el parto está cerca, una exploración vaginal para verificar el estado del cuello del útero.

 

2. Ecografía del tercer trimestre

Se realiza entre las semanas 32 y 36 del embarazo y es muy eficaz a la hora de valorar el estado de la placenta, del bebé y del líquido amniótico. Esto permitirás poder descartar posibles anomalías.

También se podrá ver la posición del bebé y se podrá calcular su peso aproximado, teniendo como guías las medidas del diámetro de la cabeza, el largo del fémur y el diámetro abdominal. Así, podrá comprobarse que no existe crecimiento intrauterino retardado, y que por lo tanto el desarrollo del futuro bebé es correcto.

 

3. Análisis de sangre y pruebas de orina

De la misma manera que en los trimestres anteriores, en el tercero también se hace un análisis de sangre y de orina para descartar cualquier problema, o para que en caso de que haya alguno, pueda resolverse cuanto antes.

En la analítica de sangre, se realiza un hemograma básico cuyo principal objetivo es valorar el estado de la hemoglobina. Así puede detectarse una posible anemia, o cualquier problema de coagulación que pueda causar una contraindicación del uso de la anestesia epidural en el parto.

Gracias a la prueba de orina, se podrá saber si hay infección en las vías urinarias; una infección no tratada puede provocar un parto prematuro. Por otro lado, también se puede descubrir la presencia de proteínas, indicando una posible preeclampsia.

 

4. Exudado vagino-rectal (prueba del estreptococo B)

Otro de los controles médicos antes del parto está destinado a descartar la infección por estreptococo B. Se lleva a cabo entre la semana 35 y la 37.

Si bien estas bacterias se encuentran de manera natural en el cuerpo humano y sin causar problemas, si se alojan en el recto y en la vagina, pueden ocasionar infecciones graves en el bebé.

La prueba se hace de la misma forma que una citología vaginal, analizando muestras de vagina y de recto a través de un frotis. No duele y pasados 2 o 3 días ya estarán los resultados. Si sale positivo, se suministran antibióticos intravenosos para evitar la infección en el recién nacido.

 

Puede interesarte: