Contraindicaciones en el embarazo: ejercicio físico en las embarazadas

Las contraindicaciones en el embarazo pasan por aquellas actividades que pueden perjudicar a la mujer en la gestación, te informamos sobre esto.

Contraindicaciones en el embarazo: ejercicio físico en las embarazadas
Existen contraindicaciones a las que poner atención

Una vez que has confirmado que esperas un bebé con una prueba fiable, deberás poner atención al proceso teniendo en cuenta las contraindicaciones en el embarazo.

Es importante saber que, de manera normal e independientemente del estado físico de la futura mamá, hay algunas actividades físicas, como pueden ser el deporte y el ejercicio continuado e intenso, que pueden afectar negativamente y poner en riesgo tanto la salud de la madre como la del feto. Debido a esto, esta actividad debe estar controlada.

Vamos a hablar sobre las contraindicaciones en el embarazo del ejercicio.

 

¿Cuáles son las contraindicaciones del ejercicio en el embarazo?


 Contraindicaciones en el embarazo

En un principio, las personas embarazadas que no estén diagnosticadas con ninguna contraindicación o complicación obstétrica o médica, pueden continuar haciendo ejercicio físico moderado en el embarazo. Así, se beneficiarán de las ventajas que ofrece realizarlo tanto para la condición física como para la salud, de la madre y del bebé.

Como ya sabemos, practicar ejercicio de manera regular desde el inicio del embarazo ayuda a mantener el cuerpo ágil y flexible, y además puede prevenir la rigidez muscular y el malestar.

Por otro lado, es posible que se den una serie de contraindicaciones en el embarazo debido a la práctica de ejercicio físico, ya que este puede poner en riesgo la salud de la madre o del futuro bebé. Los casos en que esto puede ocurrir son los siguientes:

  • Casos de preeclampsia, esto es la hipertensión impulsada por el embarazo;
  • Casos en que se ha dado rotura de membranas;
  • Si se han presentado contracciones prematuras en el embarazo que se está llevando a término;
  • Con una hemorragia que persiste tras 12 semanas;
  • Debido a una dilatación del cuello del útero que se efectúa antes de lo que estaba previsto;
  • Si se sufre deneumopatía o cardiopatía restrictiva de gran importancia;
  • Con embarazo múltiple, ya que conlleva un riesgo de parto prematuro;
  • Si se da bloqueo del cuello del útero por la placenta después de 26 semanas;

 

Existen otros casos en los que la contraindicación puede ser relativa, son los siguientes (deberán ser siempre consultadas con el personal médico):

  • Anemia;
  • Enfermedad de la tiroides;
  • Bronquitis crónica;
  • Delgadez extrema;
  • Exceso de obesidad;
  • Problemas de apoplejía;
  • Historial de abortos previos;
  • Arritmias cardíacas o palpitaciones;

 

Por último, será importante que mientras se está practicando ejercicio, la mujer no presente ninguna de las afecciones siguientes:

  • Mareo sin explicación o dolores de cabeza;
  • Dificultad para respirar o ahogo antes de llevar a cabo el esfuerzo del ejercicio;
  • Signos de expulsión de sangre por la vagina;
  • Debilidad muscular, dolor en el pecho, dolor en las pantorilla o pérdida de líquido amniótico;
  • Dificultad a la hora de caminar;
  • Vértigos.

 

A la hora de ponerse con el ejercicio, es importante hacerlo dentro de la comodidad, sin forzar el cuerpo, evitando la sobrecarga y el agotamiento total, así como manteniendo la hidratación.

En todo caso, será el obstetra quien haga la recomendación de practicar ejercicio o no hacerlo. Cualquier duda que se tenga al respecto será importante consultarla con el personal médico responsable del embarazo.

 

Otras contraindicaciones

Existen otras contraindicaciones en el embarazo, mencionamos algunas de ellas:

  • Todo lo que se ingiere llega directamente al feto a través de la placenta por lo que es importante evitar o suprimir las sustancias estimulantes como son el alcohol, el café o el tabaco. También existirán una serie de medicamentos contraindicados.
  • Algunas vacunas como la del sarampión, las paperas, la rubeola o la varicela serán contraindicadas en la etapa de gestación.
  • Algunos estudios desaconsejan el uso de perfumes y cosméticos durante el embarazo.
  • Atención con los tratamientos dermatológicos, opta siempre por los productos más naturales posibles.

 

Puede interesarte: