10 causas de las contracciones prematuras

Además de las contracciones del trabajo de parto y de las de Braxton Hicks, algunas mujeres experimentan las llamadas contracciones prematuras. Son muy parecidas a las de la primera fase del parto, pero si se producen antes de la semana 37 de gestación pueden estar anunciando un parto prematuro.

10 causas de las contracciones prematuras
Una de las causas más comunes son las infecciones urinarias o vaginales

Además de las contracciones del trabajo de parto y de las de Braxton Hicks, algunas mujeres experimentan las llamadas contracciones prematuras. Son muy parecidas a las de la primera fase del parto (dolor, endurecimiento del abdomen, etc), pero si se producen antes de la semana 37 de gestación pueden estar anunciando un parto prematuro.

No son muy frecuentes (se dan en el 10% de los embarazos), pero si las notas antes de tiempo debes acudir al hospital. Sobre todo, si tienes más de 24 contracciones al día, estas duran unos 40 segundos y no desaparecen aunque cambies de postura o descanses.

Por norma general, el médico tratará de frenar el proceso por medio de fármacos, de reposo o del ingreso hospitalario. En muchos casos es posible detener estos síntomas de parto prematuro y el parto finalmente se produce a término.

 

10 motivos que pueden provocar las contracciones prematuras


Contracciones prematuras

¿Por qué se producen estas contracciones prematuras? Aparte de anunciar que vas a tener a tu bebé antes de tiempo, estas contracciones también pueden deberse a otras causas. Estas son las más comunes:

1. Una de las causas más comunes son las infecciones vaginales o urinarias. Cuanto más temprana es la gestación y menor longitud tienes del cérvix uterino, más riesgo hay de que sufras una infección o inflamación intrauterina

2. El estar amamantando a un bebé también puede aumentar las molestias abdominales asociadas a las contracciones.

3. Ingerir un exceso de azúcar puede provocar que el bebé se sobre estimule y se mueva más.

4. Tras tener relaciones sexuales, el semen puede provocar contracciones. Una forma de tener sexo mientras estás embarazada es usar preservativos o diafragmas.

5. Realizar ciertas actividades, como levantar pesos, correr, caminar muy deprisa o levantarte de forma brusca, pueden ser los causantes de esas contracciones prematuras.

6. Asimismo, es importante que te alejes de situaciones de estrés (este activa el eje hipotalamo-hipofisario), de tensión y que trates de evitar discusiones y emociones muy fuertes.

7. La distensión uterina, producida en casos de gestación múltiple o por un exceso de líquido amniótico, puede ser otra causa de las contracciones prematuras.

8. Si se producen hematomas en las membranas placentarias, el útero puede irritarse y producir contracciones.

9. La rotura de la bolsa amniótica antes de la semana 37.

10. Contar con antecedentes de parto prematuro. En estos casos, el riesgo de tener el bebé antes de tiempo es tres veces mayor.

 

Contracciones prematuras: ¿cuándo hay que ir al hospital?


Recuerda que un bebé que nace antes de tiempo puede tener algunos problemas, por lo que es importante que estés atenta a ciertas señales de alerta. Debes acudir al hospital si estás entre la semana 21 y 37 de embarazo y notas que la frecuencia de las contracciones aumenta hasta darse cada 15 minutos o menos, con una duración de entre 20 segundos y 2 minutos.

También pueden indicar un parto prematuro el sangrado vaginal, la expulsión del tapón mucoso, el borrado del cuello uterino, el aumento y cambio de color del flujo vaginal, la rotura de la bolsa amniótica, sufrir calambres o cólicos abdominales durante más de una hora, la sensación de presión en la pelvis, caderas y cara interna de los muslos o el sentir un dolor continuo en la parte baja de la espalda.

Una vez en el hospital, será el médico el que evalúe la situación, así como el estado del bebé. Lo normal es que te dé alguna medicación para tratar de detener las contracciones. Si hay riesgo de parto prematuro, lo importante es garantizar la maduración pulmonar del bebé, algo que se hace mediante corticoides. Al administrar tocolíticos, se busca ganar tiempo para que los corticoides puedan actuar.

Dependiendo de la evolución, podrás volver a casa o tendrás que quedar ingresada para controlar el embarazo.

 

Puede interesarte: