Cómo reconocer las contracciones de parto

¿Te preguntas qué son las contracciones de parto y cómo puedes reconocerlas llegado el momento de dar a luz? Sigue leyendo.

Cómo reconocer las contracciones de parto
Puedes diferenciar los tipos de contracciones

Las contracciones de parto son diversos movimientos musculares que se dan en el útero y que preparan al cuerpo para dar a luz al bebé.

Ya que el útero es un órgano muscular, tiene una fase de contracción y otra de relajación. Cuando se contrae provoca presión en la parte superior de este y la presión se expande por todo el órgano, con el objetivo de empujar al bebé hasta el canal cervical, lugar donde el útero conecta con la vagina.

 

Contracciones de parto: señales de que vas a dar a luz


Hay una señal que es la más evidente y clara de que estás sufriendo una contracción, esta es el endurecimiento del abdomen. Si se trata de contracciones de parto, lo más seguro es que este endurecimiento vaya acompañado de dolor.

Debes saber que las contracciones pueden darse a lo largo de todo el embarazo, aunque al principio es normal no notarlas. Desde la semana 6 pueden comenzar contracciones en el útero denominadas comúnmente “contracciones de práctica” o de falso parto.

Vamos a diferenciar entonces entre contracciones de falso parto y contracciones de parto.

Las características de las contracciones de falso parto, o contracciones Braxton Hicks, son:

  • No aumentan ni en su intensidad ni en su duración.
  • Es probable que acaben si cambias de posición o descansas.
  • Pueden ser señal de estar deshidratada, por lo que pueden desaparecer si se bebe el agua necesaria.
  • No se dan a intervalos regulares si no que oscilan dentro de un patrón maleable.
  • Es común que el dolor se concentre en la parte baja del abdomen en vez de en la espalda, que es el lugar donde se sienten las contracciones de verdad.

 

Por otro lado, las características de las contracciones de parto son las siguientes:

  • Las contracciones empiezan muy separadas, es decir más o menos cada 15 o 20 minutos, y posteriormente se van haciendo más consistentes y aparecen de manera más frecuente.
  • Cuando llega la fase activa del parto, las contracciones llegan aproximadamente cada cinco minutos, y la duración de cada una de ellas va de 30 a 70 segundos.
  • El dolor de este tipo de contracciones aumenta en su intensidad de manera constante.
  • El dolor perdura aunque cambies de posición a otra más cómoda o te muevas.
  • En cuanto a la situación del dolor, suele comenzar en la espalda y se va moviendo hacia delante.
  • Con estas contracciones, el abdomen y la tripa se ponen muy rígidos. Esto es señal de que no se trata de un movimiento del bebé, son las contracciones de parto que pueden hacer difícil que te muevas con normalidad.
  • Estas contracciones harán que el cuello del útero se dilate. La dilatación debe ser de unos 10 cm y será comprobada por el personal médico.

 

Esta es una explicación general de cómo pueden ser las contracciones de parto, pero cada embarazada es un mundo y cada una puede sentirlas de una manera diferente. Esto depende también de cómo esté colocado el bebé. Por ejemplo, para algunas madres, el dolor de las contracciones es muy parecido al dolor de un cólico en la menstruación, con la diferencia de que el primero es mucho más intenso.

Si sientes contracciones, estás insegura y solo se te pasa por la cabeza acudir al hospital, no hay ningún problema porque resulte una falsa alarma y no era el momento de parto. Lo importante es que te sientas segura.

Por otro lado, es importante que sepas que existen algunas formas de aliviar el dolor de las contracciones en el parto, y que puedes prepararte semanas antes para el momento de dar a luz.

 

Puede interesarte: