Cómo saber si mi bebé tiene reflujo: síntomas y remedios

¿Cómo saber si mi bebé tiene reflujo? Esta duda asalta a muchas mamás primerizas. Así que si tu bebé regurgita más de lo normal y tienes dudas sobre si se siente bien, infórmate sobre sus síntomas y qué remedios existen para controlarlo.

Cómo saber si mi bebé tiene reflujo: síntomas y remedios
Pon atención al reflujo de tu bebé

¿Cómo saber si mi bebé tiene reflujo? Si te haces esta pregunta, en primer lugar debes saber que existen tres tipos de reflujo:

  • Fisiológico: Cuando es leve y se produce únicamente después de las comidas.
  • Sintomático: Si se da muy a menudo a lo largo del día e incluso si el bebé tiene problemas para aumentar de peso.
  • Gastroesofágico real: En este caso, implicaría también una inflamación leve del esófago, broncoespasmos, pérdida de peso y dificultad para respirar.

 

Cómo saber si mi bebé tiene reflujo


Cómo saber si mi bebé tiene reflujo

Para saber si tu bebé tiene reflujo deberás conocer los síntomas que pueden ir asociados a esta afección y a los que debes estar atenta. Deberás observar los síntomas y comentarlos con el pediatra, ya que esta es la persona más indicada a la que debes consultar si te planteas cómo saber si tu bebé tiene reflujo.

El pediatra llevará a cabo un diagnóstico y así sabrás con seguridad si tu bebé padece esta dolencia. Es posible que te recomiende que tomes algunas medidas para aliviarlo, pero también determinará si tu bebé padece intolerancia a algunas proteínas de la leche. Si es así, puede que ese sea el motivo del reflujo, por lo que te recomendará que si estás amamantando elimines la leche de vaca de tu dieta o que cambies la leche de fórmula por una hipoalergénica.

Si después de estas medidas el reflujo persiste, el pediatra puede recomendarte algún tipo de medicamento para tu bebé.

 

Remedios que alivian el reflujo en bebés


Remedios que alivian el reflujo en bebés

Si ya tienes claro cómo saber si tu bebé tiene reflujo, lo siguiente a lo que debes poner atención es a intentar aliviar los síntomas. Para ello, te proponemos una serie de remedios:

  • Agrega cereales de arroz a la leche del biberón o a la leche de fórmula. Debes añadir una cucharada pequeña a 60 ml de leche. Así conseguirás que el líquido tenga una consistencia más espesa y esto ayudará a evitar el reflujo de tu bebé.
  • Intenta hacer que tu bebé eructe cada 30 o 60 ml de leche de biberón. Si lo estás amamantando, puedes hacer que se vaya cambiando de un pecho a otro.
  • Eleva la cabecera de la cuna para que pueda dormir más cómodo y mejor.
  • Dale a tu bebé cantidades más pequeñas de comida e incrementa el número de tomas para compensar.
  • Una vez que haya comido, sostén y aguanta a tu bebé erguido durante aproximadamente 30 minutos.
  • Mientras alimentas a tu bebé, mantenlo en la posición vertical, es decir, con la cabeza más elevada que el resto del cuerpo.
  • Saca de manera frecuente el aire que traga tu bebé. Hay varias formas de hacerlo, puedes sacarle el aire apoyándolo sobre tu pecho o tu hombro, sentado o boca abajo en tu regazo. Con mucho cuidado y delicadeza, debes darle algunas palmaditas en la espalda, así le ayudarás a expulsarlo.

 

Si el reflujo de tu bebé es liviano y te gusta usar productos que provengan de fuentes naturales o no quieres comprar en farmacias, puedes usar algunos remedios caseros. Pero recuerda consultarlo previamente con el pediatra. Algunos de estos remedios son:

  • Té de hierbas, hecho con llantén, malvavisco, malva, manzanilla y caléndula a partes iguales.
  • Regaliz en infusión.
  • Una cucharadita de arcilla verde en medio vaso de agua antes de cada comida.

 

Consulta con el pediatra para resolver cualquier duda que tengas respecto a los remedios para el reflujo, y dile lo que tienes pensado hacer para que él pueda darte el visto bueno.

 

Puede interesarte: