¿Cómo saber si he roto aguas? Resolvemos todas tus dudas

En este artículo daremos respuesta a una de las preguntas que se hacen muchas madres que están a punto de dar a luz: ¿Cómo saber si he roto aguas?

¿Cómo saber si he roto aguas? Resolvemos todas tus dudas
El líquido amniótico se distingue de la orina porque es incoloro y apenas huele

El momento del parto cada vez está más cerca y, de repente, te asalta una duda: ¿cómo saber si he roto aguas? Tranquila, que si eso ocurre, te darás cuenta. Pero también puede suceder que empieces a tener contracciones y la bolsa siga intacta.

En este artículo te contamos cómo saber si has roto aguas, qué ocurre y cómo puedes identificar claramente que se trata de una pérdida de líquido amniótico. Porque realmente lo que sale no es agua, sino el fluido que rodea al feto y al cordón umbilical, creando un espacio estéril. Por eso es importante que sepas distinguir entre una rotura de la bolsa y una pérdida de orina.

 

Cómo saber si he roto aguas


Cómo saber si he roto aguas

Identifica el olor y el color

Antes de nada, es importante que sepas que la rotura del saco amniótico (su nombre científico es “amniorrexis”) no duele nada. Además, el líquido sale caliente, por lo que podrías pensar que se te ha escapado la orina. Una forma de distinguir de qué se trata, es empapar un paño blanco con el líquido. Si se trata de orina, tendrá un olor característico y un color amarillento. En cambio, el líquido amniótico no suele tener ningún color y huele diferente.

 

Trata de contener la pérdida

Si el líquido fuese orina, la pérdida debería parar si aprietas el músculo de la base de la pelvis, como cuando te estás orinando y aguantas. En cambio, si ves que el goteo no cesa, lo más probable es que sea líquido amniótico.

 

Vacía la vejiga

También puede salir de dudas si haces pis. Con la vejiga ya vacía, coloca una toalla limpia en la ropa interior, a modo de compresa. Date un paseo y fuerza la tos. Comprueba la compresa. Si está limpia y seca, se trata de una falsa alarma. En cambio, si ves que se ha mojado, lo más seguro es que se trate de líquido amniótico.

 

La clave está en la cantidad

La cantidad de líquido que sale no es siempre el mismo. Hay casos en que apenas sale un hilillo, por lo que se puede confundir con orina. Si eso te ocurre, saldrás de dudas con las tres pruebas anteriores. Otras veces, el líquido que sale es muy abundante, llegando a empapar la ropa y a formarse un charco. Eso es normal, no te preocupes. Es un claro indicio de que has roto la bolsa.

 

Cómo saber si he roto aguas y qué debo hacer


Si tras hacer las pruebas anteriores te das cuenta de que realmente has roto la bolsa, debes actuar en función de las siguientes situaciones:

  • Si es antes de la semana 37, puede tratarse de un parto prematuro, así que acude rápidamente al hospital. Allí, los médicos decidirán qué hacer en función de lo maduro que esté el feto. Si consideran necesario esperar, comprobarán que a la madre no le duele la tripa y que no hay signos de infección o fiebre. Entonces, aconsejan a la madre que guarde reposo y se la mantiene en observación.
  • Si es después de la semana 37, el color es transparente o ligeramente blanquecino y todavía no han empezado las contracciones, puedes prepararte tranquilamente antes de acudir al hospital. Pueden pasar incluso 24 horas antes de que te pongas de parto. Tampoco tengas miedo de que el bebé se vaya a quedar sin líquido o coja una infección, puesto que todo eso lo van a controlar en el hospital en cuanto ingreses.
  • Si es después de la semana 37 pero hay sangre, tiene color amarillento, marrón o verde, acude rápidamente al hospital por si hubiera algún problema.

 

Puede interesarte: