Consejos básicos acerca de cómo hacer papillas para bebés

Las normas básicas sobre cómo hacer papillas para bebés son: extremar la higiene, cocinar sin sal y comprar productos frescos.

Consejos básicos acerca de cómo hacer papillas para bebés
Se recomienda cocinar la comida al vapor y añadir aceite de oliva en crudo

Cuando nuestros hijos empiezan a tomar alimentación complementaria lo más fácil es comprar potitos ya preparados. Por hacerlo de vez en cuando no pasa nada, pero lo mejor es preparar la comida en casa. En este artículo veremos algunos consejos acerca de cómo hacer papillas para bebés.

 

Cómo hacer papillas para bebés: los ingredientes, siempre frescos


Siempre haciendo caso de lo que nos diga el pediatra, iremos incorporando a las papillas cereales, frutas, verduras, carne, pescado y legumbres (no necesariamente por ese orden). Pues bien, llegado ese momento, los expertos aconsejan seguir una serie de recomendaciones:

  • Introducir los nuevos alimentos uno a uno para descartar posibles intolerancias.
  • A ser posible, los alimentos tienen que ser frescos, evitando los que están en las neveras ya envasados. Hay que pedirlos al corte. Y si pueden ser ecológicos, mejor.
  • Si no tenemos demasiado tiempo para cocinar podemos tener en el congelador recipientes pequeños e individuales con verduras, carne y pescado. Así solo tenemos que poner a hervir el agua y echarlos en la olla.
  • Las primeras papillas son las de cereales sin gluten, frutas y verduras. En las de verdura es conveniente que al principio utilicemos solo patata, zanahoria, judías verdes, puerro, calabacín y calabaza. Para la papilla de fruta los primeros ingredientes a utilizar son naranja, pera, manzana y plátano.
  • Dicen las abuelas que las patatas que utilicemos para las papillas de los bebés tienen que ser viejas. Eso ya queda en tu mano.
  • El vapor es el método de cocción más indicado, pues así se conservan mejor las propiedades de los alimentos.
  • A la hora de hacer el puré, conseguiremos la textura adecuada si añadimos agua de la misma cocción.
  • No debemos añadir sal a las papillas de los bebés.
  • El aceite de oliva es mejor echarlo en crudo cuando la papilla haya templado. Así conservará todas sus propiedades. Media cucharadita será suficiente.
  • A partir de los 12 meses ya podemos dejar el puré menos triturado para que se vaya acostumbrando a masticar.

 

Cómo hacer papillas para bebés: calcular las cantidades


Cómo hacer papillas para bebés

Para que nuestros hijos se acostumbren a los purés, comenzaremos con pequeñas cantidades e iremos aumentándolas progresivamente. ¿Pero cómo podemos calcular la cantidad tanto de ingredientes como de agua para la cocción? Pues como toda la vida hemos hecho con el arroz: midiendo.

Podemos empezar cogiendo un cazo pequeño y echando los ingredientes, dejando espacio para que entren dos dedos de agua por encima. Si vemos que durante la cocción la comida se seca demasiado podemos añadir otro poco más de agua.

Con respecto a las cantidades, también es importante señalar que no podemos obligar a los niños a comer todo lo que les hemos puesto. Al principio basta con un par de cucharadas para que se vayan acostumbrado a los nuevos sabores y texturas.

La Asociación Española de Pediatría recomienda dar a los bebés de entre 6 y 8 meses 2 o 3 papillas al día (desayuno, comida y cena) y complementar con leche materna, a ser posible (antes de los 12 meses es mejor dar el pecho antes de las papillas).

 

Cómo hacer papillas para bebés: ante todo, higiene


Cómo hacer papillas para bebés

Pero no solo debemos tener cuidado con qué cocinamos, sino también con cómo lo hacemos. Al tratarse de niños pequeños debemos extremar sobremanera la higiene de todo lo que va a entrar en contacto con la comida. No podemos olvidarnos de:

  • Lavarnos las manos antes y después de tocar los alimentos.
  • Lavar bien las frutas y verduras.
  • Fregar a conciencia el cuchillo antes y después de utilizarlo. Así estará listo por si tenemos que utilizarlo para otro alimento.
  • Tener siempre desinfectada la superficie donde vayamos a preparar la comida, ya sea la encima de la cocina o la tabla de cortar.
  • Tenemos que fregar la batidora después de cada uso.
  • Si nos ha sobrado comida podemos congelarla en recipientes adecuados. Pero una vez la hayamos descongelado hay que tirar lo que sobre. No podemos dejarlo para más tarde, porque al enfriarse pueden crearse bacterias perjudiciales para el bebé.

 

Una vez que conocemos algunas pautas sobre cómo hacer papillas para bebés, ya podemos ir creando nuestras propias experiencias.

 

Puede interesarte: