Cómo cambiar el pañal del bebé paso a paso

Te enseñamos cómo cambiar el pañal del bebé, una de las primeras tareas que tendrás que dominar tras la llegada del nuevo miembro de la familia.

Cómo cambiar el pañal del bebé paso a paso
Las primeras veces deberás tomarte tu tiempo y hacerlo con cuidado

La cuestión de cómo cambiar el pañal del bebé es una de las muchas dudas que posiblemente te surjan con respecto al pequeño o pequeña de la casa.

La preocupación no es en vano, ya que será una tarea que llevarás a cabo varias veces al día. Pero que no cunda el pánico, estás en el lugar indicado para aprender a hacerlo paso a paso.

Además, el hecho de tener que cambiar el pañal de tu bebé a menudo, hará que le cojas el truco en poco tiempo.

 

Cómo cambiar el pañal del bebé


Cómo cambiar el pañal del bebé

Antes de comenzar a explicarte cómo cambiar el pañal del bebé, es importante que sepas que el orden y la previsión serán claves. En este sentido, deberás disponer siempre de pañales limpios, toallitas húmedas y crema protectora. Lo mejor es que tengas todos estos ítems a mano, para no tener que desplazarte mientras cambias el pañal.

Por otro lado, tener un cambiador alto que te evite doblar la espalda durante el proceso, será cómodo y práctico. No olvides que nunca debes dejar solo a tu bebé en el cambiador ya que podría caerse.

Si vas a cambiar el pañal del bebé fuera de casa y no cuentas con un cambiador, lo mejor es que lo coloques sobre uno plegable e impermeable, en una superficie segura y rígida. Así evitarás ensuciar más de lo necesario.

Comenzamos con los pasos para saber cómo cambiar el pañal del bebé:

1. Con cuidado, colocamos al bebé boca arriba en el cambiador (o en una superficie segura).

2. Le desnudamos de cintura para abajo y retiramos las cintas autoadhesivas del pañal anterior. Levantamos las piernas del bebé, le sacamos el pañal sucio, lo cerramos y lo tiramos a la basura.

3. Limpiamos bien el culito del bebé con una o varias toallitas húmedas. Para ello tendremos que levantar sus piernas. Para genitales femeninos, la limpieza debe hacerse siempre de delante para atrás, es decir, de la vagina al ano, de modo que puedan evitarse posibles infecciones. Y para genitales masculinos, se debe limpiar el pene de la misma forma que los pliegues y el resto de la zona del pañal. No debes intentar forzar la separación entre el prepucio y el glande, que aún puede demorar en producirse.

4. Secamos con cuidado la zona con una toalla seca, poniendo atención a los pliegues de la piel.

5. Ponemos crema protectora sobre la piel con la intención de aislarla de la humedad que se crea en la entrepierna y alrededor del ano. Debes extenderla bien y no abusar con la cantidad.

6. Abrimos el pañal limpio y lo colocamos debajo del culito del bebé. Es importante fijarse bien en la parte delantera y en el parte trasera, poniendo atención en colocar el culito sobre la parte trasera.

7. Una vez tenemos a nuestro bebé encima del pañal abierto, desplegamos la parte delantera y la colocamos por delante, cubriendo los genitales. Pon atención a que el pene quede apuntando para abajo para que el pañal retenga la orina.

8. Cuando la parte delantera del pañal esté a la misma altura que la trasera, envolviendo la cintura del bebé, lo abrochamos usando las cintas autoadhesivas que se encuentran en los dos lados de la parte de atrás del pañal.

9. Ajustamos bien, sin que apriete demasiado pero también sin que quede suelto y pueda haber escapes. Y listo, ya sabes cómo cambiar el pañal del bebé.

¡Cuando acaba de nacer puede que lo necesite entre 8 y 10 veces al día! Por lo que te convertirás en profesional rápidamente. El hecho de que sea tantas veces implica que se alimenta y que procesa los alimentos. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria recomienda que lleves a tu bebé al pediatra si ensucia menos de 5 pañales al día.

 

Puede interesarte: