Cómo aliviar el reflujo en bebés

Si tu bebé tiene reflujo es posible que quieras ayudarle y calmar sus molestias, por ello, te contamos cómo aliviar el reflujo en bebés.

Cómo aliviar el reflujo en bebés
Puedes ayudar a tu bebé

Es posible que te preguntes cómo aliviar el reflujo en bebés si tu bebé lo está padeciendo. El reflujo se da cuando los contenidos estomacales se devuelven desde el estómago hasta el esófago y es bastante común durante los primeros seis meses de vida.

El reflujo se produce debido a que el aparato digestivo es todavía inmaduro y el esfínter que divide el esófago del estómago no cierra del todo bien, por esta razón la comida puede volver del estómago a la boca. Los jugos gástricos suben por el esófago pudiendo quemar sus paredes ya que no están preparadas para tolerar un pH con tanta acidez.

Existen una serie de síntomas que pueden indicarnos que nuestro bebé padece reflujo y que nos ayudarán a erradicarlo cuanto antes, y así evitar que se desenvuelvan otros problemas de salud y de carácter.

Si te planteas cómo aliviar el reflujo en bebés, debes saber que existen algunos remedios para que tu bebé se sienta mejor, te los exponemos a continuación.

 

Remedios para aliviar el reflujo en bebés


Cómo aliviar el reflujo en bebés

A continuación te sugerimos algunos remedios que ayudarán a tu bebé con el reflujo. No obstante, lo primero que te aconsejamos si quieres saber cómo aliviar el reflujo en bebés, es que consultes con tu pediatra, tanto para que te ayude a decidir cómo aliviarlo, cómo para consultarle los posibles remedios que tienes pensado utilizar.

El pediatra valorará si es un reflujo normal o si requiere un tratamiento específico, que podrá ser la ingesta de un antiácido que favorezca el efecto del esfínter en la zona del cardias y que terminará con el problema, o también un antihistamínico o un inhibidor de la bomba de protones.

Dicho esto, puedes llevar a cabo las siguientes medidas para aliviar el sufrimiento de tu bebé:

  • Dale a tu bebé la comida muy despacio y con tranquilidad, deja que eructe y descanse tanto como necesite. Si comienza a llorar, espera a que esté más calmado para continuar con la comida. También puedes darle de comer menos cantidad y más veces, poniendo atención en que no trague demasiado aire.
  • Intenta mantenerlo en la posición más vertical posible mientras come, es decir, con la cabeza más alta que el estómago, y mantenlo erguido después de comer durante una media hora. Es importante que no le tumbes sobre su tripa nada más después de comer.
  • Eleva, si es posible, la cabecera de la cuna para que la gravedad le ayude con el reflujo. No uses una almohada específica para que tu bebé se quede en una determinada posición ya que puede provocar riesgo de sofocación.
  • Prueba a añadir un poco de cereal de arroz a la leche, o si usas leche de fórmula, opta por la que viene con agregado de arroz. Para esto vas a necesitar una tetina más abierta de lo normal, para que la leche pase sin dificultad, ya que esta será más espeso Pregunta al pediatra cómo debes mezclarlo y si es apropiado para tu bebé.
  • Es importante que mantengas a tu bebé alejado del humo en cualquier ocasión, pero si además presenta reflujo, con más motivo.

 

Si pones cuidado a las pautas y remedios que te recomendamos, tu bebé mejorará notablemente, pero si no es así, lo más recomendable será que vuelvas a solicitar una consulta para ir al pediatra.

Lo más importante es que te tomes con calma este problema y que no te preocupes más de lo necesario. Es verdad que puede agobiarte ver que tu bebé lo está pasando mal, pero recuerda que tiene remedio.

 

Puede interesarte: