Colitis: tipos, causas y cuidados

Las causas de la colitis van desde un virus hasta una intoxicación alimentaria, pasando por la falta de flujo sanguíneo en el colon, un medicamento o una infección.

Colitis: tipos, causas y cuidados
Los síntomas principales son los cólicos, el dolor abdominal, la diarrea o los gases

La colitis es la inflamación del intestino grueso (el colon), que generalmente viene acompañada de síntomas como dolor abdominal, diarrea y gases. Las causas son variadas, pues el desencadenante puede ser un virus, una intoxicación alimentaria, la falta de flujo sanguíneo o una infección, por ejemplo.

 

Tipos de colitis


Dependiendo de los factores que la hayan ocasionado, se puede hablar de diferentes tipos de colitis.

Tipos de colitis

Colitis ulcerosa

Es crónica y afecta a 500 de cada 100.000 europeos. Provoca la inflamación y la presencia de úlceras o heridas en la pared interior del colon. La inflamación se presenta primero en el recto y se extiende al colon.

Las causas específicas se desconocen, pero se sabe que influye la genética y los factores ambientales. La alimentación en este caso es muy importante. De esta forma, durante el brote agudo hay que excluir los alimentos ricos en fibra, los que causen flatulencias y las grasas de baja calidad.

En la fase de remisión hay que llevar una dieta rica en antioxidantes y de alto valor nutricional. Es necesario evitar el alcohol, la sal, los alimentos procesados, los azúcares, las grasas de baja calidad y los aditivos.

 

Colitis tóxica

Generalmente es una complicación grave de la anterior.

 

Colitis por medicamentos

Ciertos químicos pueden provocar la irritación e inflamación de la mucosa del colon. Es el caso, por ejemplo, de los suplementos de hierro, vitamina C, antibióticos o antiinflamatorios no esteroides.

 

Colitis nerviosa

Está provocada por una situación de estrés continuada.

 

Colitis hemorrágica

Es la ocasionada por la bacteria Escherichia Coli.

 

Colitis granulomatosa

Se trata de un padecimiento autoinmune provocado por la Enfermedad de Crohn. La inflamación se origina en el tubo digestivo y se desplaza hasta el recto.

 

Colitis isquémica

La causa es la disminución del flujo sanguíneo en el intestino grueso. Los síntomas en este caso son dolor abdominal y diarrea con presencia de sangre.

 

Enterocolitis necrosante

Se da en los recién nacidos si por alguna causa no llega suficiente sangre y oxígeno al colon. Es más común en los bebés prematuros.

 

Síntomas de la colitis


Síntomas de la colitis

Dependiendo del tipo de colitis, los síntomas pueden variar. No obstante, hay ciertos signos comunes, como los cólicos, el dolor abdominal, la diarrea o los gases. También pueden darse casos de pérdida de peso, dolor rectal, fiebre, sangre o pus en las heces, sangrado intestinal, dolor en las articulaciones, vómitos, llagas en la boca o úlceras en la piel.

Tampoco el tratamiento es el mismo para todas las personas, pues no es lo mismo tratar una infección que una inflamación o la falta de flujo sanguíneo. Para determinar el tipo de colitis, el médico hará un examen físico y, en caso de que lo vea necesario, ordenará realizar algunas pruebas. Estas pueden ir desde una biopsia hasta una radiografía abdominal, una resonancia magnética o una tomografía.

 

Dieta para la colitis


Dieta para la colitis

Lo que sí hay que cuidar cuando se sufre colitis es la alimentación. Si alguna vez la has sufrido, sabrás que hay ciertos alimentos que te hacen sentir peor. Por tanto, la duda no es tanto qué evitar como saber qué se puede comer. Por lo general, los siguientes alimentos no deberían sentarte mal:

  • Vegetales muy cocidos. Sobre todo, aquellos que aporten vitamina A y K, como las zanahorias o las espinacas. Pero es muy importante que prácticamente se deshagan al pincharlos con el tenedor, pues así habrán eliminado la mayor parte de la fibra.
  • Yogur natural. Elige una marca con alto contenido en probióticos.
  • Salmón. En pequeñas cantidades, esta proteína te aporta omega 3, que ayuda a reducir la inflamación.
  • Agua. Necesitarás hidratarte, así que lo ideal es que llenes la mitad de un vaso con agua y la otra mitad con una bebida isotónica.

 

Puede interesarte: