Claves para dar el pecho: algunos consejos útiles

Te damos 4 claves para dar el pecho que pueden ayudarte a hacerlo de una forma más correcta. ¡Sigue leyendo para conocerlas todas!

Claves para dar el pecho: algunos consejos útiles
La lactancia lleva consigo grandes beneficios

El mejor y más completo alimento hasta los seis meses de edad es la leche materna. Así, será importante ofrecer el pecho al recién nacido desde su nacimiento. Por esta razón, y para hacerlo de la mejor manera, te sugerimos algunas claves para dar el pecho que pueden serte de gran utilidad.

Es posible que estos consejos te ayuden a disfrutar de la lactancia materna, ya que si se lleva a cabo de forma correcta, dar el pecho no tiene por qué ir acompañado de dolor ni molestias.

 

4 claves para dar el pecho


Claves para dar el pecho

En un principio puedes sentir que dar el pecho a tu bebé es complicado, pero con el tiempo irás sintiéndote mejor y más confiada. Será importante que crees un espacio relajado y tranquilo en el que ambos estéis cómodos y podáis disfrutar del momento. Otras de las claves para dar el pecho que pueden ayudarte son:

 

1. Posición

La posición del bebé en el pecho es uno de los puntos que más influyen de cara a tener éxito en la lactancia. Alternar diferentes posiciones hace más fácil el buen drenaje de todos los conductos del pecho, además de prevenir el surgimiento de obstrucciones y mastitis.

Algunos signos de que la posición es buena se dan cuando:

  • El cuerpo y la cabeza del bebé se encuentran en línea recta.
  • La cara del bebé se sitúa mirando hacia el pecho.
  • La madre aguanta el cuerpo del bebé cerca de ella.
  • La madre lo envuelve con sus brazos.

 

Sea cual sea la postura adoptada, es importante comprobar que tanto el agarre del bebé al pecho, como su succión, sean apropiados: con la boca bien abierta, los labios evertidos (hacia fuera), la lengua debajo del pezón, y con la barbilla y la nariz tocando el pecho.

 

2. Higiene

No será necesario que laves el pecho antes y después de cada toma. Uno de los trucos de higiene más empleados en la lactancia es el uso de la última gota de leche. Así, se extiende sobre el pezón para que actúen como protector del pezón, y pueden evitarse las grietas. Es conveniente dejarlo secar al aire libre.

Una ducha al día será suficiente para mantener una higiene adecuada, y si usas discos de lactancia, no dudes en cambiarlos a menudo.

 

3. Un pecho en cada toma

No es necesario que intentes que tu bebé mame de ambos pechos en cada una de las tomas. Lo mejor será que vacíe completamente uno de los dos, y si después continúa con hambre, que le ofrezcas el otro. Sabrás que el pecho se ha vaciado porque la tensión de la mamá habrá disminuido de manera considerable. Además, si no hay más leche, el bebé se soltará.

Si la toma se lleva a cabo solo con un pecho, en la siguiente ofrece a tu bebé el otro para evitar la acumulación de leche. Uno de los trucos para acordarte de cuál fue el último pecho con el que diste de mamar es atándote un lacito en la tira del sujetador, o poner un imperdible.

 

4. Duración

Cada bebé necesita un tiempo distinto que suele variar según la edad; los recién nacidos tardan más, y los que ya tienen unas semanas son más rápidos. De manera general, los/as pediatras recomiendan no estar más de 20 minutos. Esto se debe a que el bebé acaba por usar el pezón como chupete y se queda dormido, dejando de succionar.

 

Ya conoces algunas claves para dar el pecho, si ya las has puesto en práctica pero no están surtiendo efecto, o te ha surgido algún problema con la lactancia, lo mejor será solicitar una consulta médica para exponer los problemas y poder encontrar las mejores soluciones.

 

Puede interesarte: