Cómo actuar si tu bebé rechaza el pecho

Existen algunos problemas por los cuales el bebé rechaza el pecho, pero puedes ponerles solución. Te contamos cómo hacerlo.

Cómo actuar si tu bebé rechaza el pecho
Busca la causa y no dudes en ponerle solución

Es importante darle el valor que le corresponde a la lactancia materna, pero del mismo modo lo es dar soluciones en los casos en los que el bebé rechaza el pecho.

Debes saber que existen algunas estrategias y técnicas que, en caso de que por algún motivo tu bebé deje de querer amamantar, pueden hacer que el pequeño recupere la lactancia y se resuelva la crisis.

Sabemos que las situaciones en las que el bebé rechaza el pecho pueden ser duras emocionalmente, tanto para las madres como para los bebés. No obstante, es importante no caer en la desesperación y centrarse en buscar soluciones.

 

Soluciones si tu bebé rechaza el pecho


Bebé rechaza el pecho

En ocasiones, el hecho de que el bebé rechace el pecho en un primer momento puede ser completamente normal, y es posible que se deba a algunos problemas que tienen solución.

Te contamos algunos de estos problemas y en qué situaciones tu bebé rechaza el pecho, y te damos posibles soluciones que te ayudarán.

 

Si tras darle un pecho, ya no quiere seguir amamantando del otro

Esto no quiere decir que no quiera que lo amamantes más, lo más seguro es que ya esté lleno y no quiera comer más. En momentos en los que esté con más hambre, llevará a cabo la lactancia de los dos pechos sin problemas.

 

Posición incorrecta o inadecuada

Es común que el bebé rechace el pecho debido a una mala postura. Es decir, si está mal colocado, no podrá acoplarse al pezón y, por lo tanto, se le hará difícil sacar la leche.

La solución en este caso sería buscar una buena postura, que os resulte cómoda a ambos. Además, ayudará que el lugar donde le des de amamantar sea tranquilo.

 

Infección de oído o congestión

Si tu bebé tiene otitis o la nariz tapada, es muy posible que también tenga problemas a la hora de tomar el pecho.

Puedes usar un vaporizador para aliviar la congestión y dar de mamar a tu bebé mientras este se encuentra en una posición erguida. También puedes optar por limpiar su nariz con suero fisiológico antes de que comience a mamar. Pero recuerda que en caso de otitis deberás consultar con su pediatra.

Si tu bebé rechaza por completo el pecho, puedes plantearte la extracción de la leche materna.

 

Lesiones físicas durante el parto

Un parto complicado o una postura extraña del bebé puede conllevar consecuencias físicas que provocan posturas más incómodas en el momento de la lactancia. La solución será buscar posturas que te resulten agradables.

 

Tu bebé tiene candidiasis bucal

Si el bebé rechaza el pecho porque le duele la boca, lo mejor será que lleve a cabo el tratamiento indicado por el pediatra y que mientras tanto te saques la leche y se la des al bebé con el biberón.

El tratamiento de esta dolencia suele ser eficiente, por lo que en poco tiempo dejará de sentir dolor.

 

Los dientes comienzan a salir

Si tu bebé le duelen las encías o las tiene sensibles, puede que rechace el pecho. En estos casos, se recomienda ponerle algo frío en las encías, para aliviar el dolor, antes de cada toma.

 

Huelga de lactancia

No es común que un bebé se destete por sí mismo antes de haber cumplido el año de edad. Pero entre los 3 y los 8 meses de edad puede aparecer la huelga de lactancia, y puede tratarse de una llamada de atención por parte del bebé.

Intenta saber por qué está pasando y presta más atención a tu pequeño/a. Normalmente, vuelven a la lactancia pasados 3 o 4 días.

 

Si tomas las medidas que te proponemos y tu bebé continúa sin querer mamar, lo mejor será que acudas a la consulta del pediatra y le cuentas la situación. Así, podrá llevar a cabo un diagnóstico y aconsejarte sobre cual será la mejor manera de alimentar a tu bebé para que crezca fuerte y sano.

 

Puede interesarte: