Bebé de 1 año: ¿qué ha conseguido o estará a punto de conseguir?

El bebé de 1 año habrá logrado grandes avances y desarrollado sus capacidades de manera notoria. ¡Probablemente ya haya dado sus primeros pasos! Sigue leyendo para conocer todo lo demás.

Bebé de 1 año: ¿qué ha conseguido o estará a punto de conseguir?
¡Tu bebé habrá alcanzado grandes logros y será un año de otros muchos!

Durante el primer año de vida, el bebé lleva a cabo un progreso muy evidente, y es posible que tengas la sensación de que el tiempo ha pasado volando desde que nació, ¡y ahora ya tienes un bebé de 1 año!

A esta edad ya habrá pasado por muchos y diversos aprendizajes aunque aún le quedan otros tantos.

En cuanto a los cambios físicos, de media, el bebé de 1 año puede alcanzar los 80 centímetros, siendo normal también que mida algún centímetro menos. Su peso puede llegar a los 11 kilos.

Puedes consultar si tu bebé está dentro del percentil infantil adecuado acudiendo a su pediatra en las revisiones regulares.

 

Algunas características del bebé de 1 año


Bebé de 1 año

El bebé de 1 año ha alcanzado diversos logros y comienza a desarrollar otras capacidades. Te contamos cuáles son.

 

Desarrollo psicomotor

La psicomotricidad permite entender la interacción que se da entre el conocimiento, el movimiento, la emoción y la capacidad para expresarnos y para relacionarnos con el mundo que nos rodea. Así, podemos hablar del desarrollo psicomotor del bebé de 1 año en los siguientes ámbitos:

 

Lenguaje

  • Es posible que tu bebé ya diga las palabras “papá” y “mamá” con intencionalidad, es decir, para llamar vuestra atención.
  • El 75% de los bebés de 1 año ya comprende una prohibición.
  • Con 1 año, tu bebé también reconoce a la perfección su nombre.
  • Es normal que el bebé de 1 año ya comprenda el significado de diferentes palabras.
  • El 50% de los bebés de 1 año obedece distintas órdenes por gestos.

 

Motricidad gruesa/motricidad fina

  • Señala con el índice aquello que quiere, le interesa o le llama la atención.
  • El 75% de los bebés de 1 año ya realiza la pinza superior sin problemas, es decir, la pinza con el dedo índice y pulgar. Esta habilidad le permitirá tomar objetos de pequeñas dimensiones, por lo que tendrás que estar atenta y poner cuidado para que no consiga alcanzar objetos con los que pueda atragantarse, como pueden ser monedas, botones…
  • Una vez haya cumplido 1 año, es posible que tu bebé comience a sentirse atraído por garabatear. Si es una actividad que le entusiasme, será positivo que la lleve a cabo libremente ya que le permitirá descubrir sus capacidades. ¡Dale un papel grande en blanco y que experimente!
  • Comenzará a interesarse por pasar páginas e irá desarrollando esta habilidad hasta cumplir los 2 años.
  • Unos meses después de haber cumplido 1 año, es posible que tu bebé ya empiece a hacer torres de 2 cubos.
  • Si no lo ha hecho antes, en esta etapa comenzará a caminar, y a partir de 1 año alcanzará progresos muy rápidamente hacia su autonomía física.
  • ¡Disfruta metiendo y sacando cosas de una caja, o abriendo y cerrando los cajones de la casa, así como golpeando objetos entre sí, y escuchando cómo suenan!
  • Cada vez es más fácil vestirle, ya que es capaz de extender los brazos y las piernas.

 

Relaciones sociales

  • El bebé de 1 año comienza a demostrar su preferencia por determinadas personas o juguetes.
  • Usa diferentes objetos conforme a sus funciones, puede jugar con un teléfono y hacer como que habla, un peine para peinarse…
  • Después de cumplir 1 año, tu bebé podrá comenzar a recoger sus propios juguetes. Este será un proceso lento, pero con el acompañamiento necesario por tu parte, e inculcándole el hábito de hacerlo, será más fácil.
  • Comenzará a comer solo con su propia cuchara, y es posible que esto le divierta muchísimo. Además, tras haber cumplido su primer año es posible que comience a jugar a dar de comer a sus muñecos.

 

Otras informaciones

Bebé de 1 año

  • Es posible que el bebé de 1 año ya tenga algunos dientes, será positivo que te informes sobre cómo cuidarlos.
  • Si gatea, anímale a seguir haciéndolo. Así potenciará la coordinación entre ambos hemisferios del cerebro, teniendo como consecuencia un mejor equilibrio y, por lo tanto, una mayor autonomía.
  • Si le cuesta dormir o se resiste a la siesta, sigue una rutina bien pensada, como por ejemplo, tomar siempre un baño relajante antes de ir a la cama o leerle un cuento.

 

Puede interesarte: