Desarrollo del bebé con síndrome de Down

El síndrome de Down es un trastorno genético causado por la existencia de un cromosoma extra, una copia "extra" del cromosoma 21. Hoy vamos a ver algunos aspectos que influyen en el desarrollo del bebé con síndrome de Down.

Desarrollo del bebé con síndrome de Down
Conoce las diferentes áreas de desarrollo

En el Estudio Colaborativo Español de Malformaciones Congénitas (ECEMC), elaborado en 2012, se recogieron datos del 2011 que establecían que aproximadamente 3 de cada 10.000 niños y niñas nacen con síndrome de Down. Hoy explicamos en qué consiste este trastorno genético y cómo qué características físicas y mentales pueden afectar al desarrollo de un bebé con síndrome de Down.

Este trastorno repercute en el bebé con síndrome de Down, ya que se produce una alteración genética con un cromosoma extra en el par 21, que provoca disfunciones que influyen en varios órganos, sobre todo en el cerebro.

Podríamos hablar entonces de personas con un grado variable de discapacidad cognitiva, que puede conllevar mayor dificultad a la hora de aprender o reaccionar con rapidez y a la hora de procesar información, pero también existen otros condicionantes de salud a los que se debe prestar atención desde los primeros años de vida.

 

Factores que afectan al desarrollo del bebé con síndrome de Down


Es posible que si te han dicho que tendrás un bebé con síndrome de Down te hayan entrado miedos e inseguridades, ya que puede ser algo inesperado y desconocido. Así que lo primero que deberás hacer es aceptar la situación e informarte bien para poder cuidar a tu bebé de la mejor forma posible, para que puedas proporcionarle bienestar físico, social y mental.

Es importante contar con el apoyo de un equipo multidisciplinar que esté formado con personal tanto médico como pedagogo para resolver todas las dudas que surjan acerca del desarrollo de un bebé con síndrome de Down.

Hay que tener en cuenta que el síndrome de Down no es una enfermedad y que el efecto que produce en cada persona puede ser muy variable, pero sí mostrará algunas características propias.

 

¿Cómo va a desarrollarse mi bebé con síndrome de Down?

El desarrollo de tu bebé con síndrome de Down será similar al de otro que no tenga, pero será de forma más lenta. Además, es habitual que presenten algunas particularidades como puede ser en el desarrollo social, que será su punto fuerte, y no tardarán mucho en sonreír e interaccionar con el resto.

Por otro lado, el desarrollo motor y de aprendizaje del lenguaje será más lento. De todas formas, debes saber que cada bebé es un mundo y algunos factores como la estimulación, pueden jugar un papel muy importante.

Algunas de las características más importantes del bebé con síndrome de Down en las distintas áreas de desarrollo son las siguientes:

  • Comunicación: El bebé con síndrome de Down suele entender más de lo que puede expresar, esto es debido a que se desenvuelve muy bien con el uso de gestos para la comunicación. Sin embargo, tendrá más dificultad en el habla. Balbuceará sus primeras sílabas alrededor de los 11 meses y empezará con las primeras palabras con significado a los 18 meses aproximadamente, en contraposición con el resto de bebés que consiguen esto a los 8 y 14 meses.
  • Desarrollo motor: Normalmente el bebé con síndrome de Down tiene menos equilibrio y se muestra más torpe. De media, un bebé con síndrome de Down consigue caminar entre los meses 20 y 22, frente al resto que lo consigue alrededor del mes 13. El hecho de tener un bajo tono muscular hará que parezca que es “más flojo”, pero mediante tratamientos específicos de fisioterapia para favorecer estimulación motora, podrás ayudar a tu bebé a mejorar sus patrones y habilidades motoras.
  • Desarrollo sensorial: Al tener un desarrollo motor más lento, la capacidad para la exploración del mundo exterior será también más lenta. De media tardan unos seis meses en llegar a los objetos y cogerlos con la mano. Pueden tener algunas particularidades sensoriales, como por ejemplo rechazo a sentir las manos sucias o mojadas.
  • Desarrollo emocional y social: Les gusta sonreír, conocer a la gente y mirar a la cara de las personas. ¡Al mes de vida ya sonríen cuando les hablas! Son muy sociales y buscan la atención de las personas que les rodean.

 

¡Lo ideal para tu bebé con síndrome de Down será que su día a día esté lleno de diferentes estímulos y oportunidades para desarrollarse y aprender!

 

Puede interesarte: