Ashtanga yoga: historia, significado y práctica

Ashtanga yoga o "el yoga de las ocho partes" es una forma de practicar yoga de manera estructurada y dinámica, con la respiración y los movimientos sincronizados, ¡sigue leyendo para estar totalmente informada!

Ashtanga yoga: historia, significado y práctica
Un tipo de yoga muy dinámico

Uno de los estilos más populares de yoga es el ashtanga yoga, introducido en 1975 por Sri K. Pattabhi Jois. Este estilo consiste en llevar a cabo secuencias específicas de diversas posturas, que se realizan de manera continuada, consistente y fluida.

Si te has propuesto iniciarte en el mundo del ashtanga yoga, debes saber que es una práctica muy dinámica en la que te moverás de manera acelerada de una postura hacia otra, acompañado por cada inhalación y exhalación.

Ashtanga quiere decir de manera literal óctuple camino y el objetivo es alcanzar o conseguir el control de las actividades de la mente a través de 8 ramas. Te contamos cuáles son, así como las particularidades de este tipo de yoga.

 

Ashtanga yoga: ¿qué es?


Ashtanga yoga

El ashtanga yoga es una forma de practicar yoga muy dinámica que tiene en cuenta un cuerpo sano y flexible como el cimiento para el desarrollo espiritual. Esto se consigue mediante ejercicios dinámicos (llamados asanas), técnicas de respiración (llamadas pranayama) y meditación.

La principal diferencia con el hatha yoga es la práctica del Vinyasa, que significa sistema de respiración y movimientos sincronizados. Estos se encargan de enlazar una postura con la siguiente, y además cada postura está minuciosamente diseñada para encajar con un número concreto de movimientos y respiraciones. Así, cuanto mayor sea la experiencia, mayor será la sincronización.

 

Elementos del ashtanga yoga

Por otro lado, combinados con las diferentes posturas, existen otros elementos de gran importancia en el desarrollo de la práctica, como son la respiración Ujjayi, las bandas (o cierres energéticos) y el dristi (las miradas). Estos ayudan a concentrar y ampliar la energía durante el desarrollo de la práctica.

  • Respiración Ujjayi: Esta respiración, que es esencial en toda la práctica, se alcanza contrayendo delicadamente la glotis, lo cual promueve una respiración regular, lenta y sonora.
  • Bandas: Se trata de contracciones musculares que inducen control de la energía. Podemos hablar también de Mula Banda, que se consigue contrayendo los esfínteres anales. Llevando a cabo las bandas, aumentamos la concentración.
  • Dristi: En sánscrito significa mirada, y se trata de dirigir completamente la mirada mientras se realiza la postura. Cada una de estas tiene su propio dristi y es a través de esta concentración completa de la mirada que caminamos hacia la meditación. Además, se incrementa la capacidad de concentración y se tonifican los músculos oculares.

 

Los ocho pasos del ashtanga yoga


Patanjali recoge en un texto la práctica del ashtanga yoga como camino para la auto realización del ser. Si quieres iniciarte en el camino de este tipo de yoga debes conocer sus ocho ramas:

1. Yama: códigos morales. Aquí dentro encontraríamos los siguientes:

  • Ahimsa: No violencia.
  • Satya: Decir la verdad.
  • Asteya: No robar.
  • Brahmacharya: Continencia o celibato.
  • Aparigraha: Desapego.

2. Niyama: Purificación personal. En este punto, tenemos los siguientes:

  • Saucha: Purificación del cuerpo y la mente.
  • Santosha: Satisfacción.
  • Tapas: Disciplina.
  • Swadhyaya: Estudio de los textos filosóficos.
  • Ishwarapranidhana: Devoción por Dios.

3. Asana: Práctica física o posturas. En estas, se debe mantener la columna vertebral erguida y el cuerpo equilibrado en una postura confortable para la meditación.

4. Pranayama: Control del prana mediante la respiración.

5. Pratyahara: Control de los sentidos que implica retraer los sentidos de los objetos externos.

6. Dharana: Concentración mental en un pensamiento.

7. Dhyana: Meditación.

8. Samadhi: Unión total de uno mismo con Dios.

 

Como todos los tipos de yoga, el ashtanga yoga es una práctica que requiere constancia y regularidad. ¡Es posible que si te decides a practicarlo de manera regular comiences a encontrarte más alegre, más aliviada del estrés, y con más equilibrio y paz interior!

 

Puede interesarte: